Sábado, 25 de junio de 2016

MENU

Personas en situación de calle. En busca de un titular para el diario

Martes 21 de Junio, medianoche. Algo más de 180 trabajadores/as del Mides ultiman detalles para salir a las calles de Montevideo a realizar el “Conteo y caracterización de personas en situación de calle”. Fue el tercer relevamiento, habiéndose realizado el primero en 2006 y el segundo en 2011. En esta nueva edición el objetivo fue más ambicioso siendo imprescindible el aporte voluntario de los trabajadores. Se procuró extender significativamente recorrida alcanzando la mayoría de los barrios montevideanos. Y además se incluyó tanto a quienes estaban durmiendo (como en los anteriores conteos) pero también a quienes no estaban durmiendo pero seguramente fueran a dormir en calle, como por ejemplo, personas frente a un fogón o en situación de consumo de drogas.

2:00 am. Uno de los equipos tomó contacto con una persona en situación de calle. Se presentaron, consultaron por qué motivo no asistió a los refugios esa noche y le entregaron una bandeja de alimentos que dispuso el ministerio para el conteo. Le solicitaron permiso para realizar la encuesta mientras el taxi (contratado por el ministerio para tal fin) esperó en la esquina. Terminaron de encuestar, agradecieron el tiempo dispensado a la persona y siguieron con su trabajo.

Jueves 23 de Junio. Se publica una crónica del Diario El país erróneamente titulada “Población indigente se duplicó”, en referencia al conteo de personas en situación de calle que había hecho el Mides[1]. El concepto de indigencia tiene que ver con el ingreso de los hogares y la capacidad para cubrir una canasta básica alimentaria. Pero como ya vimos, esa madrugada del 21 de junio no se salió a calcular los ingresos de las personas. Se salió a contar personas en situación de calle. Por ende el titular no tenía asidero.

De todos modos ese no es el principal “error” en el que incurre el diario, en esta ocasión vestido de pasquín nacionalista. Para quien haya leído esa crónica, verá que lo que supuestamente dice la persona “entrevistada” por el diario, no condice con el procedimiento del conteo. A tal punto está errada la crónica que además de salir con bandejas de alimento esa noche, permanentemente las personas en situación de calle pueden recurrir a los refugios del Mides. Lamentablemente es bastante común que a menudo la mala prensa busque hablar a través de la gente, camuflando sus opiniones entre comillas. Porque como puse de manifiesto al inicio, el procedimiento simplemente fue otro.

Quizás la nota más pintoresca de la crónica es un chivo publicitario que se tira al pasar sobre los evangelistas y su acción social. Claro, cómo no entenderlo, el cliché de la caridad siempre paga bien. Y más aún si se puede quedar bien con dios y sus feligreses. Pero cuidado porque la problemática de las personas en situación de calle no se soluciona con caridad. Desde mi perspectiva probablemente no se pueda solucionar en su totalidad. Pero en todo caso lo que se requiere es planificación y políticas públicas.  Ese conteo que realizó el Mides seguramente apunte a eso, a conocer la complejidad de las personas que están en situación de calle sea por insuficiencia de ingresos, consumo problemático de drogas, patologías psiquiátricas, violencia doméstica, etc.

Este tipo de prensa recuerda a aquellos rumores sobre niños que comían pasto en una escuela del barrio Conciliación. Hasta el día de hoy nadie sabe cuáles fueron las familias involucradas. En suma, se puede estar de acuerdo o no con las políticas sociales de un gobierno, pero no se puede caer en un nivel de manipulación tan grotesco.

En esta oportunidad utilizo mi espacio mensual en este medio para expresar mi opinión al respecto, ya que habiendo colaborado en ese conteo no puedo dejar pasar insinuaciones que resultan agraviantes. Primero, porque se le falta el respeto a las personas que con toda la voluntad salieron a recorrer Montevideo. Segundo porque se le falta el respeto al lector con información, cuando menos, inexacta. Y tercero porque no estamos hablando (en teoría) de un pasquín partidario o una columna de opinión, sino de un medio de prensa.

 

 


 

[1] http://www.elpais.com.uy/informacion/poblacion-indigente-se-duplico-mides.html

Alejandro Guedes

Autor: Alejandro Guedes

Politólogo. Egresado de la Faculta de Ciencias Sociales.Se encuentra cursando la maestría en Ciencia Política (UdelaR). Integrante del Programa de Estudios Parlamentarios del Instituto de Ciencia Política.

  • Alicia Cardozo Merletti

    La problemática de las personas en situación de calle es sumamente compleja, eso está claro. Salir a contarlas y preguntar porque están en la calle puede ser un acercamiento científico al problema. No las cuento, pero que cada vez hay más es una obviedad. Que los refugios no solucionan el problema es otra obviedad. Por múltiples razones: porque no hay suficientes, porque no sólo de noche hace frío, porque si se atrasan no los dejan entrar, porque es difícil conseguir un lugar, por tantas y tantas razones…Esperemos que aparezcan las soluciones rápidamente. Porque que las cuenten cada tanto tiempo, no parece ayudar, al menos hasta ahora.
    En otro sentido, quisiera aclarar el concepto que encierra la palabra caridad. Caridad es una actitud solidaria hacia el sufrimiento otro, y quienes la hacen en el marco religioso no están cumpliendo ningún cliché, sino amando y por tanto dando. Mucha gente con corazón enorme y entrega encomiable, de muy diversas organizaciones salen noche a noche a llevar comida, cariño a la gente que está en la calle. Lo hacen porque quieren y porque hay gente que lo necesita, sería de agradecer no menospreciar su labor. Es claro que no solucionan el problema, ni es su función.
    Ojalá pronto ni el MIDES tenga que salir a contar a los que duermen en la calle, ni haya quien tenga que salir a hacerlos sentir gente arrimándoles comida.