Martes, 19 de abril de 2016

MENU

Policía y tecnología: el sistema ShotSpotter

Cada día la violencia con las armas de fuego aumenta el número de víctimas heridas y fallecidas, afecta emocionalmente e impacta en la calidad de vida y el desarrollo humano de la sociedad. Estas situaciones conducen a que las personas se sientan inseguras, amenazadas y hasta pierdan la esperanza.

Al mismo tiempo, está comprobado internacionalmente, que en muchos barrios, varios casos de incidentes causados por disparos de armas de fuego no son reportados a la línea de emergencia 911 (en promedio menos del  25% se denuncian, es decir, apenas 1 de cada 4 casos).

A modo de ejemplo se señala que el 75% de los disparos en Nueva York nunca llegan a reportarse al teléfono de emergencias. Además, existen avisos que, en realidad, no se corresponden con armas de fuego sino con otros sonidos parecidos, como fuegos artificiales. ¿Cómo evitarlo y reducir el tiempo de respuesta de la policía? En Nueva York lo tienen claro: escuchando. O, más concretamente, desplegando un sistema de micrófonos por las zonas más conflictivas, de forma que les lleguen avisos si un arma se ha disparado allí. La novedad es que la Gran Manzana lo ha integrado en su sistema de seguridad ciudadana: CCTV; sensores de radiación; programa de reconocimiento facial; programa que lee y descifra matrículas de coches; y  Predpol, (el algoritmo que predice delitos).

Con esta tecnología, las autoridades de Nueva York creen que son capaces de detectar el 80% de los disparos que se producen. Otros son más optimistas y hablan de un 90-95%.

Se trata de un efectivo instrumento para la lucha contra la violencia armada, con una fuerza multiplicadora que es operacionalmente efectiva, y de costos rentables.

Se trata del denominado “ShotSpotter”, un sistema que identifica disparos de armas de fuego por una triangulación de sonido. Los receptores que se encuentran colocados en los edificios de la ciudad y avisan a la policía del disparo de un arma segundos después de que sucedió. En una versión que está preparada para descartar todo ruido, por muy parecido que sea, que no proceda de un disparo.

 

 

Cómo funcionan los detectores de disparos.
ShotSpotter2Existen varias formas de detectar disparos. Por un lado puede tratarse de cámaras que busquen señales ópticas de que un arma ha sido disparada. Sin embargo, lo más habitual, y lo que hace sistema ShotSpotter, es analizar el sonido.

En efecto, funciona con un sistema que mediante transmisores colocados en algunos puntos estratégicos de una ciudad es capaz de percibir cuando se dispara una bala. Se usan sensores para triangular el lugar de un tiroteo y rápidamente alertar a policía, aunque nadie llama 911. La triangulación del sonido es bastante efectiva y la respuesta prácticamente inmediata. El sistema se ha refinado hasta tener más del 95% de efectividad (pese a la posibilidad de que se generen algunos los falsos positivos y que incluso disparos de armas de menor calibre y los tiros de dentro de edificaciones pueden pasar desapercibidos por el sistema). La información que aporta puede incluso llegar a identificar si un disparo se hizo desde un auto en movimiento, a qué velocidad iba el auto y qué dirección tomó.

En el caso de la ciudad de Nueva York, la iniciativa se lanzó en siete recintos de Bronx y se extendió también a 10 en Brooklyn. En total se han desplegado más de 300 sensores en cinco zonas de unos 7 kilómetros cuadrados, donde habitualmente tienen más problemas relacionados con armas de fuego. Otra ventaja del sistema es que los sensores de sonido pasan más desapercibidos que las cámaras de televigilancia.

“Aumenta las posibilidades de alcanzar el tirador. Aumenta las posibilidades de recuperar el arma. Aumenta las posibilidades de detener aún más la delincuencia”. “El sistema se incorpora a la creciente base de datos de la policía de Nueva York, a la compilación que realizan las cámaras de vigilancia, los lectores de placas, los sensores de radiación y otras fuentes para proporcionar una imagen más completa, cuando los policías responden a un tiroteo”, ha señalado el alcalde de Blasio, en la conferencia de prensa de presentación del programa en la sede de la policía de NY.

Cuando alguien dispara un arma de fuego, varios sensores registran el disparo. Cada uno de ellos, y en función de la onda sonora que recibe, es capaz de estimar más o menos a qué distancia se ha producido. Juntando los datos de varios sensores, y por triangulación, estos programas son capaces de situar sobre un mapa el origen del disparo. En el caso de ShotSpotter, aseguran poder hacerlo con una precisión de hasta 25 metros.

¿Cómo diferenciarlo de otros ruidos? Existen sonidos, como los petardos o los fuegos artificiales, que pueden confundirse fácilmente con los disparos de un arma. En teoría, estos programas están preparados para hacer un análisis espectral de cada onda donde se ven diferencias aunque para el oído humano se escuchen de forma muy similar. Además, y en el caso de Nueva York, todas las alertas se envía a los técnicos que analizarán cada una de ellas manualmente y al instante antes de pasárselas al Departamento de Policía.

Adicionalmente, cada vez que un sensor identifica un ruido como disparo, se guarda el audio para poder consultarlo con posterioridad y activa otros sistemas, como las cámaras de vídeo, para que apunten a la zona en cuestión. Los agentes sobre el terreno, a su vez, reciben una notificación en su computadora con la dirección exacta en el mapa, el audio y cuántos disparos se han escuchado, lo que les sirve para poder tratar de identificar la situación y el tipo de arma a la que tendrán que enfrentarse.

 

Los aportes de la tecnología contra el delito.

La tecnología aporta así otro sistema que contribuye a mantener una ciudad más segura y simultáneamente a mejorar la labor policial e incrementar las posibilidades de detener a más delincuentes.

ShotSpotter1Estos sistemas complementarios, como los detectores de disparos, son una solución crítica, de inteligencia precisa y procesable, que las fuerzas policiales necesitan para identificar cada incidente con arma de fuego en tiempo real, (tomando en cuenta 360º de área amplia y brindando la ubicación exacta tanto en latitud/longitud como dirección de la calle), aun cuando nadie llame a la línea 911 y de responder de manera segura y rápida. Y disuadir de manera real en caso de disparos o acciones violentas.

En los países y ciudades en que el sistema se ha implementado ha demostrado una buena efectividad de multiplicar la fuerza policial en cuanto a su eficiencia y mejora cada aspecto de la operativa policial.

Se sostiene que el sistema proporciona: un conocimiento fundamental de la situación en tiempo real, para una respuesta policial más rápida y segura, con ubicación y tiempo específico; brinda información y datos para un trabajo de investigación más eficiente y focalizada; evidencia forense detallada para los procesos judiciales; una base de datos de los incidentes de disparos para establecer un análisis proactivo de la delincuencia, complementar un mapa del delito y eventuales zonas calientes (hotspot); y también contribuye a fortalecer las relaciones de la policía con la comunidad.

Actualmente esta tecnología se encuentra desplegada en varias ciudades de 4 países (Birmingham, Inglaterra; Canoas, Brasil; Río de Janeiro, Brasil; Ciudad de Panamá, Panamá;  y 28 ciudades de los Estados Unidos, tales como Boston, San Francisco, Washington, Richmond, Los Ángeles, Oakland, Minneapolis, Newark, ente otras).

http://m.nydailynews.com/new-york/nypd-unveils-1-5m-shotspotter-system-bronx-article-1.2151679

 

YouTube / shotspotter – via Iframely

En suma se trata de una tecnología de alerta de disparos y soluciones de análisis, que hoy resulta accesible, asequible, y fácil de implementar en cualquier fuerza policial o de seguridad.

Guillermo Maciel

Autor: Guillermo Maciel

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales. Doctor en Diplomacia. Docente de la Universidad de la República; de la Universidad de la Empresa y de otros centros de estudios superiores. Director General del Ministerio del Interior de la República Oriental del Uruguay de 1999 a 2005. También se desempeñó como asesor del Ministro del Interior durante 1998. Asesor del Comité Nacional de Calidad de la Presidencia de la República de 1996 a 1999. Director del Observatorio en Seguridad de la Fundación Propuestas. Consultor especializado en seguridad ciudadana; y autor de varios trabajos publicados sobre la materia.