Viernes, 13 de abril de 2018

MENU

Por un Uruguay próspero, sin mochilas ni grietas

Autoconvocados por un solo Uruguay

 

El plácido receso veraniego, bendecido por una temporada turística extraordinaria, fue interrumpido por movilizaciones que se iniciaron en el agro, se extendieron a otros sectores y desembocaron en acto masivo sin precedentes (en Durazno en pleno enero).

A continuación, intentaremos analizar el diagnóstico, la proclama y la propuesta del grupo de autoconvocados (Movimiento “Un solo Uruguay”).

 

Las mochilas  

 

El ingeniero agrónomo Eduardo Blasina señaló que hay diez mochilas con las que “carga” el agro: un dólar barato, el aumento de la presión inflacionaria, el aumento de las tarifas públicas, los impuestos, el mal estado de rutas y carreteras, el crecimiento salarial, la desvalorización del precio de la tierra y las asimetrías tributarias que influyen en su uso, el endeudamiento de los productores, la falta de buenas condiciones en el acceso a mercados internacionales y, finalmente, la mochila de los prejuicios.

Terminó su discurso pidiendo por la inclusión de los uruguayos rurales y parafraseando a John Lennon “Darle a la producción nacional una chance. Es todo lo que se pide”.

 

Los números de OPYPA

 

El Ing. Agr. E. Blasina eligió para respaldar su diagnóstico citar algunas estimaciones de OPYPA (incluidas en la pag. 39 del anuario 2017) donde se comparan producciones previstas para el ejercicio 2017/18 con el ejercicio 2016/17): trigo -25%, arroz -12%, cebada -38%, maíz -21%, sorgo -10% y soja -14%.

El mismo cuadro estima crecimientos para la carne vacuna y la leche (+5 y +3% respectivamente).

Estas variaciones responden a distintas realidades sectoriales. La superficie plantada de trigo cae por la debilidad de los precios internos y una mala zafra por falta de frio el año pasado. Luego de alcanzar un récord de rendimiento de 8.6 Ton por hectárea en el ejercicio 2016/2017, al sector arrocero no le cierran los números por sus costos crecientes. El área sembrada de cebada cervecera cae por falta de rentabilidad. La producción de maíz y el sorgo disminuye por la debilidad de los precios internacionales. La producción de soja se compara con un período de rendimientos excepcionales. La producción láctea, sumamente golpeada por la baja de precios en los años 2015 y 2016, mejora sus precios promedio un 23% en 2017 (sin recuperar niveles extraordinarios del período 2011/14).

En el arranque del año 2018, el clima ha venido a complicar más las cosas.

 

El atraso cambiario

 

Más allá de los factores particulares y coyunturales que inciden en cada mercado, el atraso cambiario compromete a todos los sectores productivos (no sólo agropecuarios).

El tipo de cambio real global (indicador elaborado por el BCU), muestra a diciembre de 2017 un rezago del 25.4% respecto al año 2010. Tan solo dos meses después (a febrero de 2018), el rezago acumulado llega al 28.8%. Uruguay se ha encarecido en dólares con respecto a sus principales socios comerciales.

 

Un rezago de esta magnitud sólo se puede sostener con fundamentos sólidos en el mediano y largo plazo con una relación de términos de intercambio extraordinaria (que no existe) y/o con saltos de productividad irreales (que además debería ser superiores a los del resto de los países).

 

El ministro de Economía y Finanzas Danilo Astori (desafiando las matemáticas) insiste con que “El país no tiene atraso cambiario. Tiene una política cambiaria que acompaña las tendencias internacionales”.

 

El presidente del BCU Mario Bergara sostiene que “no se puede ir contra los fundamentos globales y que por lo tanto el dólar en Uruguay acompaña el valor del dólar en el mundo”.

 

Insistimos. El índice de tipo de cambio real muestra que el valor del dólar cae más en Uruguay que en el resto del mundo. El gobierno argumenta además que el superávit en cuenta corriente de la balanza de pagos descarta la existencia de retraso cambiario. Omite que la mejora del resultado del sector externo combina un menor resultado de la balanza de bienes y con un resultado extraordinario del balance turístico (fundado en un encarecimiento de la economía argentina que nos cuesta evaluar como permanente).

 

No negamos la influencia que ha tenido en la cotización del dólar las políticas monetarias laxas de USA y Europa, el debilitamiento en el mundo a partir del triunfo de Donald Trump, el encarecimiento regional producto de un shock de confianza derivado de los cambios políticos en Argentina y Brasil.

 

Pero estamos convencidos que el manejo macroeconómico (fiscal y monetario) del gobierno uruguayo ha exacerbado el atraso cambiario.

 

Como explican el Ec. Isaac Alfie (entre otros prestigiosos economistas) se han acumulado muchos años de exceso de gasto público financiado con ingreso de capitales externos. La abundancia de dólares deprime su precio. Además, el aumento desmedido del gasto público determina una presión inflacionaria sobre el precio de bienes y servicios no transables (que también genera retraso cambiario).

 

La necesidad de renovar un stock de letras en pesos que crece exponencialmente requiere de tasas altas (pasadas a dólares y comparadas con las de los mercados internacionales), lo que retroalimenta un círculo vicioso.

 

El déficit fiscal

 

Luego de más de una década de bonanza extraordinaria (producto del boom de precios de las materias primas) el Uruguay mantiene un déficit fiscal global similar al de los al de la crisis del año 2002 (3.5% en 2017 contra 3.7% en 2002).

 

El déficit se explica por un aumento del gasto primario del sector público (6 puntos de producto con respecto a 2004).

 

Se gastó mucho en educación y seguridad, pero los resultados son cada vez peores.

 

Muy poco se ha hecho en materia de infraestructura vial. Las prometidas inversiones a través del sistema PPP nunca llegaron. El déficit en infraestructura lo termina pagando el sector productivo a través de mayores costos de transporte.

 

Casos paradigmáticos de despilfarro como el de ANCAP (que explica el 35% del deterioro del resultado global entre 2004 y 2014), ALUR, PLUNA y FONDES, los seguimos pagando al día de hoy vía pesadas mochilas (tarifarias y tributarias).

 

Los continuos ajustes impositivos y tarifarios han enrarecido afectado el clima de inversión y quitando competitividad a la producción uruguaya (que no accede a firmar contratos de inversión a cambio de una zona franca e insólitos compromisos).

 

El aumento de la carga tributaria se complementa con crecientes controles burocráticos que invaden la intimidad y aumenta el peso administración de los negocios (especialmente al pequeño y mediano productor).

 

Inserción internacional

 

Poco se ha hecho en 13 años. Los prejuicios ideológicos de la mayoría de la fuerza gobernante “’han dejado pasar varios trenes”, resignando bienestar para trabajadores y empresarios uruguayos.

 

Concretando nuevos acuerdos comerciales Uruguay podría disminuir la mochila de aranceles pagados para ingresar su producción a otros países. La misma asciende a más de 250 millones de dólares (según estimación de Uruguay XXI para 2016). La mayor parte de los aranceles recaen sobre productos agropecuarios (la carne bovina paga casi un 70% del monto total). Los mayores montos por concepto de aranceles fueron pagados en China y Unión Europea, ambos con participaciones superiores a 35% en 2016 (unos US$ 90 millones en cada destino).

 

Crecimiento desparejo

 

El Uruguay tuvo un crecimiento extraordinario impulsado por el boom de las materias primas y a partir de 2014, cuando dejaron de soplar vientos de cola, el crecimiento se desaceleró (aunque fue superior al de la región asfixiada por corrupción y mala gestión).

 

En ambos períodos el crecimiento sectorial fue muy desparejo (si se lo analiza sectorialmente e incluso por subsector).

 

También ha sido despareja la incipiente recuperación del año 2017 (+2.7%): actividades primarias -1.5%, industria manufacturera -3.5% (+0.3% sin refinería), construcción -6.0%, comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles +7.5% y transporte, almacenamiento y comunicaciones +8.5%.

 

nota01

 

La industria sin refinería, papel ni madera crece sólo +1.4% promedio anual en período de boom (2006-2014) y cae en promedio 1.0% anual en el trienio 2015/2017.

 

La economía real

 

La exportación de bienes y servicios pierde participación en la generación de riqueza. La exportación de bienes y servicios (incluido turismo y otros servicios), pasa de representar el 27.7% en el período 2005-2013 a 21.4% en 2016 y 21.6% en el año 2017.

 

La formación bruta de capital (inversión) cae en términos reales en los últimos 3 años (desde 2015). En 2017 acelera su caída a -13.8%.

 

Se pierden 41.700 puestos de trabajo (comparando cuarto trimestre de 2017 con cuarto trimestre de 2014) y 39.700 (comparando promedios anuales 2017 contra 2014).

 

En suma, pasa lo que le pasa en un país no competitivo. Cae la inversión y cae el empleo.

 

El precio del combustible

 

Según los últimos datos publicados por SEG INGENIERIA (de enero de 2018), Uruguay sigue liderando el ranking de precios más caros de combustibles en la región:

 

País Gas Oil (usd/litro) Nafta (usd/litro)
Uruguay 1.41 1.75
Chile 0.85 1.25
Brasil 1.05 1.30
Argentina 1.16 1.33

 

 

Los gobiernos del Frente Amplio han generado un sobreprecio enorme con respecto a la paridad de importación (que llegó a 442 millones de dólares en 2016).

 

El sobre precio calculado mide la diferencia con respecto a importar combustibles, agregando todos los costos de internación

 

 

nota02

 

 

Estimamos que el sobreprecio fue del orden de los 400 millones de dólares en 2017.

Un sobreprecio de este nivel en un insumo de uso tan generalizado en toda la cadena productiva nacional compromete la competitividad de la producción nacional y encarece la canasta de consumo de las familias uruguayas.

CPA Ferrere concluye en cifras y conceptos similares en su documento “El precio de los combustibles en Uruguay”. Calcula un sobre precio del gasoil con respecto a la paridad internacional de 367 millones de dólares para el año 2016. Concluye que el 40% del gasoil es consumido por la cadena agropecuaria (17% como consumo directo para producir y 23% en el transporte de bienes agropecuarios). El estudio afirma que los sobrecostos se trasladan hacia los extremos de la cadena productiva (a la fase primaria o exportador en las agroindustrias exportadoras y al consumidor en los sectores que producen para el mercado interno). Concluye diciendo que el sobreprecio de los combustibles afecta el bienestar del consumidor y la competitividad del sistema productivo.

Una parte importante de este sobreprecio (unos 100 millones de dólares anuales) derivan del sobrecosto generado por la mezcla con biocombustibles de ALUR.

Las pérdidas que genera la División Portland de Ancap (164 millones de dólares entre 2005 y 2014 explican el 40% de las pérdidas contables de ANCAP en dicho período. En los ejercicios 2015 y 2016, el resultado empeora llegando a pérdidas equivalentes a 232 millones de dólares en 2015 y de 149 en 2016.

La magnitud de la cifra nos exime de mayores comentarios. Una vez más la promesa de invertir para mejorar los resultados termina resultando una utopía engañosa que pagamos año a año todos los uruguayos.

 

 

 

El precio de la energía eléctrica

Durante la campaña electoral 2014, el ministro de Industria y energía de la época anunció una rebaja del 25% en los precios de la energía eléctrica, posibilitada por la rebaja en los costos de generación a partir de energía eólica.

Nada de eso sucedió. Las tarifas de UTE y de otras empresas públicas como ANCAP, evolucionaron por encima de los costos para hacer caja. 

Según el último informe de “Indicadores energéticos” publicado por SEG (para enero de 2017), el costo del mega watt hora de la tarifa industrial de media tensión, es en Uruguay de 139 dólares, contra 128 en Brasil, 108 en Argentina y 138 en Chile.

En energía residencial, el sobreprecio que soportan las familias es mayor aún: 299 U$S/MWh en Uruguay contra 209 en Brasil, 134 en Argentina y 183 en Chile.

 

El endeudamiento

El endeudamiento bancario del sector agropecuario pasó de 322 millones de dólares (a la salida de la crisis en diciembre de 2005) a 2.242 millones (en diciembre de 2017). Tuvo un aumento del 596% medido en dólares.

 

Analizada la evolución de la deuda bancaria del sector agropecuario con su PBI, se nota significativo salto que se sostiene en los últimos 4 años (con una deuda bancaria que compromete casi las tres cuartas partes del valor agregado por el sector en 1 año).

 

2018-04-12

 

 

Considerando el resto del pasivo, las gremiales agropecuarias estiman una deuda total cercana al 100% del PBI del sector.

 

 

Concentración y extranjerización de la tierra

 

Del análisis del Censo General Agropecuario 2011 y la nueva realidad agropecuaria (trabajo del Ing. Agr. Camilo Saavedra y del Ing. Agr. Dardo Fagúndez, publicado por  DIEA / MGAP), surgen los siguientes cuadros, que muestran que, durante el último período intercensal, se produjo la mayor concentración y extranjerización de tierra desde que se llevan registros.

 

 

2018-04-12 (1)

 

Cuadro 5. Número de explotaciones por año de censo, según nacionalidad del productor.

 

2018-04-12 (2)

 

Como consecuencia, se han perdido 12.241 explotaciones agropecuarias. El 91% (11.114 de superficies menores a 100 hectáreas).

 

Cuadro 3. Explotaciones censadas por año de censo, según tamaño de la explotación.

 

2018-04-12 (3)

 

La caída en la cantidad de productores ha sido generalizada en los distintos sub sectores, con la única excepción de “cereales y cultivos industriales”, producto del boom agrícola.

 

Cuadro 4. Número de explotaciones por año de censo, según principal fuente de ingreso

 

2018-04-12 (4)

 

Los reclamos (Un solo Uruguay)

 

  • Reducir el gasto del Estado:
    • Suspender el ingreso de personal a la función pública por al menos 3 años.
    • Plan de reducción de gastos de funcionamiento.
    • Control viáticos.
    • Reducción gastos prensa, celular, representación y gastos secretarios de parlamentarios.
    • Recortar flota y gastos publicidad.
  • Mantener las políticas sociales, salud, educación, etc. buscando su mayor eficiencia.
  • Rediseñar políticas de transferencias para lograr objetivos que hoy no se logran (vivienda, educación, informalidad).
  • Regla fiscal.
  • Bajar precio del gasoil a paridad importación (31.17 a noviembre de 2017).
  • Concretar promesas de rebaja de costo energía eléctrica (15%).
  • Reperfilamiento de deudas, armando paquetes de negociación de deuda para bajar riesgos y evitar que sigan desapareciendo pequeñas empresas.
  • Suspender ejecuciones y constituir una mesa de diálogo para considerar las deudas de los colonos con el Instituto de Colonización.
  • Apoyos diferenciados que incluyan exoneraciones impositivas nacionales, departamentales y del BPS para el pequeño productor.
  • Por último y no menos importante, atacar el retraso cambiario en forma paulatina (para que los endeudados puedan ir cancelando deudas).

 

 

Análisis de proclama y reclamos

  • El reclamo parte del principio “todos estamos cansados de pagar las cuentas de otros, así que como regla general que cada uno se haga cargo de sus compromisos”. Un Solo Uruguay no reclama subsidios, quitas ni otro tipo de transferencias de la sociedad.

Sólo reclama las condiciones básicas que debería dar un Estado eficiente y tiempo para pagar las deudas.

 

  • Compartimos el reclamo de:
    • reglas claras y una visión de largo plazo.
    • Recomponer gradualmente un marco macroeconómico (fiscal y monetario) que, atendiendo el gasto social, no agregue retraso cambiario (y consideramos que este es un eje indispensable para resolver el problema).
    • Contar con un Estado fuerte pero austero, que cumpla sus objetivos a un costo razonables.
    • Transitar hacia un sistema tributario y tarifario competitivo y estable con incentivos para el pequeño y mediano productor y no sólo para el gran inversor.
    • Recomponer una infraestructura vial colapsada, que terminamos pagando todos (a través de sobrecostos en el sistema de transporte que se trasladan a productores, exportadores y consumidores).
    • Encarar como política de Estado las reformas necesarias en materia de política exterior, educación, política social y seguridad para de esta forma alcanzar mejores niveles de desarrollo humano.
  • Nada se logrará sin recomponer la grieta (promovida desde algunos sectores) que hoy divide a empresarios de trabajadores y al campo de la ciudad. Debemos dejar atrás la lucha de clases y los prejuicios y dar paso a políticas de Estado para construir un nuevo Uruguay.

 

 

Programa del Partido Colorado

 

El movimiento Un Solo Uruguay exige a todos los partidos, de cara a las próximas elecciones, “que presenten propuestas claras y concretas de desarrollo del país, no eslóganes bonitos desarrollados por una empresa publicitaria”.

 

El Partido Colorado ha sido pionero en plantear los problemas del país y del sector productivo: interpelación al ministro Lorenzo el 3 de abril de 2013, planteando que en el tablero de control se prendían varias luces amarillas (vinculando el déficit fiscal, la gestión monetaria y la gestión de las empresas públicas con el retraso cambiario). Llamó también al ministro Kreimerman para focalizar en el despilfarro de Ancap y la incidencia de los sobrecostos de los biocombustibles.  A fines de 2014 intentó sin éxito conformar una investigadora sobre la gestión de Ancap, que terminó formándose en 2015.

 

En las pasadas elecciones el Partido Colorado presentó propuestas claras y concretas (graduales y suficientes) para reducir el déficit fiscal y reformas profundas (enmarcadas en lineamientos estratégico y acciones concretas) para mejorar la educación, la seguridad, la inserción internacional y la competitividad de los sectores productivos de forma de alcanzar mejores niveles de desarrollo humano para todos los uruguayos. Lo hizo en campaña electoral y luego presentando proyectos: Regla Fiscal Estructural, limitación para el ingreso de funcionarios públicos, entre muchos otros.

 

Propuso también otras medidas que si bien no generaban grandes ahorros daban un mensaje de transparencia y austeridad republicana.

 

Le fue mejor al Frente Amplio bajo el slogan “Uruguay no se detiene”, comprometiendo un paquete electoral incumplible, (con un costo de más de 2.000 millones de dólares, que reclaman el PIT CNT y su propia bancada en ocasión de cada Rendición de Cuentas).

 

El Programa del Partido Colorado 2014, puede consultar el siguiente link:

http://www.corteelectoral.gub.uy/ProgGob_2015_2020/Plan_Uruguay_2015_2020_Partido_Colorado.pdf

Los artículos que siguen resumen el devenir de la discusión política en materia económica, presupuestal y de gestión de las empresas públicas:

http://eltelescopio.com.uy/desafios-para-el-desarrollo/

04-feb-2015

http://eltelescopio.com.uy/economia-realidad-y-discursos/

05-jun-2015

http://eltelescopio.com.uy/ancap-y-el-diario-del-lunes/

06-jul-2015

http://eltelescopio.com.uy/rossa-gastos-de-funcionamiento-de-ancap-estan-fuera-de-control/

24-jul-2015

http://eltelescopio.com.uy/no-dejemos-pasar-mas-trenes/

26-ago-2015

http://eltelescopio.com.uy/presupuesto-optimismo-y-luchas-de-poder/

17-oct-2015

http://eltelescopio.com.uy/los-atajos-nos-cobran-peaje/

13-feb-2017

http://eltelescopio.com.uy/seguimos-rascando-la-lata/

03-ago-2017

http://eltelescopio.com.uy/la-nueva-ancap-mucho-ruido-y-pocas-nueces/

07-ago-2017

 

El Partido Colorado, desde el Parlamento ha tenido una intensa iniciativa en la presentación de Proyectos de Ley. Si bien muchas acciones y lineamientos estratégicos de un programa de gobierno requieren actuar desde el Poder Ejecutivo, el Partido Colorado prácticamente agotado el camino de acciones que pueden promoverse desde el Parlamento (378 proyectos de Ley desde el año 2005, sin tomar en cuenta los presentados en conjunto con otros partidos).

Además, ha insistido permanentemente proponiendo medidas concretas de gobierno para cambiar políticas y encarar las ineludibles reformas que requiere este país, para retomar las vías hacia un desarrollo económico y social.

 

 

 

Alvaro Rossa

Autor: Alvaro Rossa

Contador Público (UdelaR). Asesoramiento y gerenciamiento de empresas. Subsecretario de Economía y Finanzas (Ago.2003-Mar.2005). Negoció la condonación de deuda con Francia para financiar la creación del Instituto Pasteur de Montevideo. Integró su Primer Consejo de Administración. Lideró desde el MEF, el proceso que culminó con la de instalación de Botnia en Uruguay. Trabajó en la D.G.I en Fiscalización, Organización y Métodos y luego como Coordinador de la Asesoría Económica entre 1990 y 2003. Participó en dicho período de la Programación Financiera del Sector Público.

  • Walter Maggio

    ESTIMO QYE MUCHO MAS IMPORTANTE QUE SIN MOCHILAS NI GRIETAS, ES SIN LA MURALLA LEVANTADA EB LA SUPREMA CORTE SIN JUSTICIA, EN DEFENSA DE LOS MILICOS VIOLADORES DE LOS DDHH. ETC.