Martes, 19 de enero de 2016

MENU

Proyecto de Ley de Femicidio; Cuestión de Derechos Humanos

Sin pena ni gloria en medio de la discusión por la recapitalización de ANCAP en la noche del 28 de diciembre ingresó el Proyecto de Ley sobre Femicidio al Parlamento.

Pasadas las 23 horas en medio de las exposiciones de los Senadores el Presidente de la Cámara mencionó la entrada del proyecto prometido por Vázquez en el mes de noviembre.

Acto seguido a la correspondiente mención la sesión continúo como si la vida de 36 uruguayas valiera menos de 900 millones de dólares.

En 2015 se registraron más de 29.000 denuncias por violencia doméstica. Fueron asesinados en manos de sus parejas o ex parejas 30 mujeres, 5 hombres y 1 niño. Las cifras son alarmantes y parecen no alcanzar para tomar consciencia de la necesidad de políticas concretas de prevención, sanción y atención tanto a victimas como victimarios y reeducación desde el entorno familiar.

 

El proyecto

La iniciativa del Poder Ejecutivo modifica el artículo 312 del Código Penal para incorporar al femicidio como agravante muy especial del homicidio. La redacción describe el femicidio y precisa hipótesis para su determinación.

“(Femicidio) Si se causare la muerte a una mujer, mediando motivos de odio o menosprecio.” Entre los escenarios parra su determinación se encuentran la existencia de incidentes de cualquier tipo de violencia haya mediado o no denuncia, atentado contra la libertad sexual de la victima y si el homicidio se cometiere en presencia de menores de edad.

Como novedad los numerales a agregar al Código Penal, tipifican a aquellos homicidios cometidos contra homosexuales, transexuales, afrodescendientes y religiosos por el solo hecho de ser tales, con penas que van desde los 15 a 30 años de prisión.

“Como acto de discriminación por la orientación sexual, identidad de género, raza u origen étnico, religión, discapacidad u otra característica o condición de la victima”

 

Antecedentes latinoamericanos

Si bien la violencia contra las mujeres ingreso tardíamente a la agenda feminista, los últimos 30 años han sido decisivos para la visibilización de la problemática. Hasta ese momento la sociedad no mostraba interés en prevenir o reprimir la violencia domestica, ya que era tratado como problema privado de las familias, que excluía la intervención estatal.

Hoy en día son 16 los países latinoamericanos que incorporaron el delito a sus respectivos códigos penales entre 2008 y 2015. Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana tienen leyes de femicidio o feminicidio. Argentina y Venezuela cuentan con leyes que tipifican homicidio agravado por razones de género.

En 2006 Brasil sanciona la Ley conocida como María Da Penha que instala el concepto de violencia doméstica como violación de derechos humanos. El caso de María Da Penha fue el primero en ser considerado como crimen por violencia de género en su país y llegar a la Comisión Interamericana de DDHH de la OEA.

“La ley no puede forzar a los hombres a ser buenos; pero puede impedirles que sean malos”

María José Garino

Autor: María José Garino

Docente - Lic. en Relaciones Internacionales UDELAR Estudiante de Desarrollo - Facultad de Ciencias Sociales