Domingo, 1 de mayo de 2016

MENU

Que no sea solo una ilusión

El diario El País de Madrid informó ayer del problema que enfrenta el Real Centro Universitario María Cristina ubicado junto a El Escorial.

Este Centro Universitario lanzó en el año 2013 lo que llamó el primer título universitario de Ilusionismo. Esto es, una escuela superior de Magos. 

El programa dura tres años y, por el lugar en que se desarrolla y la temática, recuerda mucho Hogwarts la escuela de Harry Potter (que en realidad se encuentra en Christchurch).

Apenas comenzaron los cursos de Magia, la Dirección General de Universidades de España llamó la atención al Real Centro advirtiéndole que no podían utilizar denominaciones vinculadas con el término universitario.

Esto ha motivado diversas querellas de los estudiantes que están finalizando sus estudios, puesto que se sienten engañados al haber concurrido atraídos justamente por el hecho de habérseles comunicado que se trataba de un título universitario.

Más allá de ello, es interesante cómo definen al mago en el María Cristina. Se trata de un actor, un ilusionista que frente al público dice una cosa pero que oculta su truco.

En definitiva, una cosa es lo que se muestra, la ilusión que se presenta, y otra cosa distinta la realidad, el truco.

El Presidente Vázquez promovió conversaciones multipartidarias para encontrar soluciones al enorme problema de inseguridad pública que los gobiernos del Frente Amplio nos dejaron. 

Personalmente las apoyo y me parecen una muy buena iniciativa.

Sin embargo, si no se tiene cuidado, pueden convertirse en una ilusión propia de un mago egresado del Real Centro María Cristina.

Porque por momentos parece que se dice una cosa pero sucede otra.

La primer escena lo mostró al Presidente citando a toda la oposición diciendo que quería encontrar puntos en común.

Fue un buen inicio.

En la segunda entregó propuestas a todos los participantes expresando que estaba dispuesto a un cambio de rumbo en la materia.

Cuál mago pareció mostrarse delante de todos los uruguayos y decir “nada por aqui, nada por acá“.

Acto seguido entregó siete propuestas y recibió otras de los partidos.

Cuando se abrieron las propuestas del Presidente, fuera de la escena, el cambio de rumbo prometido se asemejó a una ilusión.

En primer lugar, hay algo innegociable: no se va a cambiar un Ministro que acumula malos resultados en cantidad de rapiñas y de homicidios por año. 

Cada año son más y más violentos.

En segundo término, el Presidente entregó algunos proyectos de ley que nada tienen que ver con el cambio de rumbo y las urgencias.

¡Uno de ellos crea el registro de empresas de seguridad privada!

Será importante que las empresas de seguridad privada se registren, pero la solución al problema de la inseguridad creo que no pasa por ello.

Otro proyecto entregado fue elaborado por el Servicio Descentralizado Ministerio Público sobre la ley orgánica de los fiscales.

No parece ir al corazón del problema este proyecto, tampoco.

Por la tercer iniciativa presidencial se permite al laboratorio de la Policía realizar las mismas tareas que el Instituto Técnico Forensa del Poder Judicial en materia de análisis de drogas.

Poca cosa.

El cuarto agrega más delitos a lo que se considera lavado. 

Es decir, amplía algo ya existente.

Estos cuatro proyectos no atienden directamente el problema urgente que tenemos en materia de seguridad. Tampoco ponen el enfásis en el cuidado del ciudadano, en la mejora de la seguridad en las calles.

Es más, uno de ellos ya está hace rato en el Parlamento, otro fue anunciado hace tiempo y el tercero viene a sumar un laboratorio a otro que ya existe.

Nada por aquí y nada por acá en estos cuatro proyectos.

Quedan otros tres.

De estos tres, uno propone prorrogar la entrada en vigencia del Código del Proceso Penal. 

Esto es absolutamente inaceptable. 

Todos los operadores del sistema están de acuerdo en las bondades del proyecto aprobado.

Todos los partidos políticos lo dijimos públicamente.

Será muy beneficioso el nuevo proceso penal. 

Pues bien, la propuesta del Poder Ejecutivo es que no entre en vigencia el mismo.

Es decir va exactamente en el sentido contrario al que tiene que ir.

¿Es este el cambio de rumbo?

Para justificarlo, el Presidente dice que no tiene los recursos. Según nuestros cálculos son 30 millones de dólares. Me pregunto ¿qué es más importante, poner en funcionamiento el nuevo Código o el Antel Arena?

Si se quiere cambiar el rumbo es clara la respuesta.

Pero miremos de nuevo al mago, aún quedan dos proyectos de ley que analizar.

Como se sabe hemos pedido que se ponga el énfasis en la protección de los ciudadanos, que se cambie el rumbo.

Pues bien, de esos dos proyectos que quedan, uno lo que propone es que cuando alguien comete determinados delitos pueda no ir preso llegando a un acuerdo con la persona a la que le causó daño.

Es decir, si un delincuente comete un delito y es atrapado, se le va a dar una oportunidad de no ir preso si hace un acuerdo económico con la víctima.

Cuesta creer que esta sea la propuesta del cambio de rumbo.

Pero aún queda la esperanza de un proyecto de los siete entregados por el Presidente.

Parece que este no será una ilusión: propone que los reincidentes no tengan el beneficio de la libertad anticipada.

¡Bien! gritamos finalmente al abrir este paquete.

Lo venimos reclamando hace tiempo, el Frente Amplio lo rechazaba en el Parlamento y ahora el Poder Ejecutivo lo apoya. Esto parece bueno.

Pero siempre hay un pero y este es grande.

Se le quitan beneficios a los reincidentes pero en el mismo proyecto de ley se otorgan dos nuevos beneficios a los que delinquen: la libertad vigilada y la libertad vigilada especial.

No se aguantan. Le quitan un beneficio al reincidente pero le crean dos nuevos al que delinque.

Es decir de los siete proyectos, cuatro nada agregan, uno prorroga la entrada en vigencia de un Código que todos entendemos fundamental, otro da beneficios al que delinque para no ir preso y el último, si bien endurece las penas de los reincidentes, también le da herramientas al delincuente para evitar ser penado.

El cambio de rumbo parece haber sido una ilusión.

La misma que se enseña en el Real Centro Universitario María Cristina del Escorial.

Esperemos que no sea así.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.

  • Dependiente

    Al fin le vemos las patas a la sota, es vazquez jugando al estadista, pero siempre en la chiquita, (no hay fotos pero sobra orgullo por nuestro politicos, no es gracioso?)grandes reuniones, objetivos “comunes”, resultados pobres.

    Los q regentearon donaciones para inundados y dolores, deberian pedir cuentas en los comite deptales, la gente esta vagando para matar las horas porque no tienen nada es penoso

  • Walter Martinez Larrosa

    Al final tanto ruido y tan pocas nueces apunta a que el único objetivo del Presidente era meter la cuña Novick en el escenario político. Vaya uno a saber con que fines. Triste, penosa pérdida de tiempo mientras los honestos trabajadores que hoy festejan su día, siguen expuestos e inermes ante el crimen por negligencia de un Gobierno cada día más inútil.