Martes, 11 de agosto de 2015

MENU

Rinderknecht: “Que no haya presupuesto para solucionar la realidad del Museo no tiene sentido, nos sentimos ignorados”

El Telescopio dialogó con Andrés Rinderknecht, Paleontólogo y Curador del Museo Nacional de Historia Natural (Ciudad Vieja) para conocer la compleja situación que viven tras 16 años de cierre. El científico señaló que mudarse a un nuevo edificio es su prioridad ya que “se necesita el doble de espacio para poder exponer las colecciones” donde cuentan con “más de medio millón de piezas” que abarcan plantas, animales, piedras y fósiles.

 

¿Por qué cerró el Museo?

7En primer lugar, nosotros estuvimos más de 120 años al lado del Teatro Solís compartiendo sede. A raíz de esto, en 1999 -cuando se empezó a reciclar el mismo- como el edificio era de la Intendencia y no del museo, nos tuvimos que ir. Eso fue lamentable porque el Estado no tenía ganas de moverlo ni de conseguir un local. Nos trasladamos a un lugar que no tenía ni puerta, que era la ex librería Barreiro & Ramos. Posteriormente, se separó la biblioteca del museo, y el resto se guardó todo en cajones de un depósito. Cuando salió la noticia, museos y universidades de todo el mundo mandaron cartas pidiendo que se revea la situación, que no se nos trasladara a ese ruinoso lugar. Gente de Escocia, Japón, Estados Unidos, Francia, destacaban la importancia que tenía el Museo Nacional de Historia Natural. Pero no pasó nada, todo siguió igual. En el 2006, el Gobierno de Tabaré Vázquez decidió movernos a un lugar provisorio, era enorme pero no daba para hacer la exposición. Tenemos más de medio millón de piezas, y había que volverlo a unir con la biblioteca porque se había desmantelado.

 

¿Es la biblioteca más grande después de la Biblioteca Nacional?

En número sí, es una de las cinco bibliotecas de ciencias naturales más importantes de Sudamérica.

 

Con respecto a las colecciones, ¿qué se puede encontrar en el museo?

Todo lo que está o estuvo vivo se representa en este museo. Tenemos más de 80.000 plantas, más de 5500 aves, también escarabajos, 6000 peces, etc. También contamos con piedras, que no estuvieron vivas pero en algún lugar hay que ponerlas. Tenemos miles y miles de fósiles, como huevos de dinosaurios, restos de mega fauna y tigres dientes de sable. Quizás el material más famoso del museo es el cráneo de un roedor gigante, que se descubrió acá en 2008 y la noticia dio la vuelta al mundo. Era un carpincho gigante, de aproximadamente una tonelada.

 

museo_4¿Cómo se conservan las colecciones?

Están bastante bien pero tienen un gran problema: no hay mucho espacio para trabajar en ellas. Además, otras no tienen gente disponible para trabajarlas, por ejemplo peces, invertebrados y aves. No hay nadie ocupándose de eso. Nosotros las conservamos pero nadie revisa los materiales, los vuelve a clasificar ni los acomoda a los nuevos estándares. Las colecciones siempre tienen que estar incorporando materiales porque cada una de ellas es un registro de la biodiversidad en el tiempo y en el espacio. El museo tiene solo cuatro funcionarios técnicos –científicos-: yo, que trabajo en paleontología, un investigador que se encarga de los mamíferos, otro en anfibios y otro en plantas. El personal debería ser por lo menos de 15 o 20 personas, trabajando en forma permanente. Más allá de que el local es provisorio y de que no está abierto al público, la situación también es complicada desde el punto de vista científico. Se necesita gente. Pero repito, lo más importante es conseguir un edificio. Muchos museos lo necesitan, están en situaciones difíciles, pero nosotros estamos un paso más atrás, no tenemos casa.

 

¿De dónde provienen todas las colecciones?

museo_1Mayormente de materiales recolectados en Uruguay. Algunas son colecciones privadas que se donaron, otras, por ejemplo, provienen de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (DINARA), que cuando colectan ejemplares muchas veces los depositan acá. Pese a que no tenemos autos, ni se nos apoya realmente como para realizar salidas de campo, tenemos que ir nosotros solos en el COPSA o el CHADRE con la mochila al hombro: hacemos salida de campo y colectamos. Para esto también contamos con el apoyo de una gran cantidad de colaboradores honorarios, a los cuales hasta este año se les podía pagar por lo manos la comida, ahora ya ni eso podemos

 

¿Todas las donaciones son honorarias?

Sí, el museo no compra nada. De hecho la cantidad de libros que hay, como valen muchísimo, los conseguimos por medio del canje. El museo publica sus propios libros de investigación. Y cuando eso sucede, los libros van a 800 o 900 universidades del mundo y cuando esas universidades publican, mandan un ejemplar acá. El museo ha tenido un canje excelente por casi un siglo. Es una tradición increíble que ha permitido tener (todos los Uruguayos) esa biblioteca que tenemos.

 

Con respecto al edificio donde actualmente están, ¿Cuáles son las desventajas que presenta?

Éste es un edificio viejo y como tal tiene humedad, pero el gran problema es que se necesita el doble de espacio para poder exponer las colecciones. Otra traba que tenemos es que es alquilado, no es del Estado, por lo tanto dependemos de un contrato que se renueva cada algunos años.

 


museo_22Aparte de cambiar el local, ¿dónde crees que están las soluciones a los demás problemas del museo?

Para que esto se solucione se necesita un edificio y personal, en ese orden. ¿Cómo se arregla? Dándole la prioridad a este museo. Es el más importante del país a nivel de reconocimiento internacional, de cantidad de piezas, y es increíble que se haya postergado, parece una cosa sin sentido. Que se hayan abierto unos 30 museos nuevos estos últimos años y que este Museo, que no lo haces con plata porque es un acervo de casi dos siglos y no se vuelve a conseguir, haya sido dejado de lado, no puede ser. Uno no puede ir a juntar las plantas que había en el siglo XIX o recolectar la vida de esa época. Se necesita un edificio y para eso es necesario el dinero. El dilema se arregla siendo la prioridad del Ministerio de Educación y Cultura en cuanto a museos, no digo que sea la prioridad principal, pero si la de museos. Es el primer museo del país y el primer lugar en donde se hizo ciencia desde el Estado. El 90% de los museos en el mundo se crearon en la segunda mitad del siglo XX o a principios del XXI. Éste fue creado a principios del siglo XIX en Uruguay, un país reciente, por lo que es un patrimonio histórico en sí mismo además de su valor científico. Fue hecho a pedido de Artigas, junto con la Biblioteca Nacional, y es increíble que hace más de 15 años que estemos guardados.

 

¿Te molesta que se hayan creado nuevos museos justamente en Ciudad Vieja?

No. El país necesita más museos. Tenemos muy buena relación con muchos de ellos y hacemos exposiciones en sus locales. Pero somos consientes de que se haga todo eso y que después se diga que no hay presupuesto para solucionar lo nuestro, no tiene sentido.

 

¿A qué autoridades han recurrido para tratar de solucionar su situación?

Dependemos de la División de Ciencia y Tecnología, que es la que tiene que tomar cartas en el asunto, pero ella no está en condiciones de darnos soluciones y no tuvimos una buena experiencia. También hemos hablado con todos los ministros de Cultura de los últimos gobiernos.

 

¿Se sienten ignorados?

Sí, totalmente. Ahora está el proyecto del Museo del Tiempo que es un gran proyecto de Ciencias. Si se concreta, iríamos a un edificio llamado El Reloj que ya está construido. Esta buena la idea en general pero hace cuatro o cinco años que esperamos. La solución para nosotros debería ser independiente de este nuevo proyecto.

 

¿Este es el primer cierre del museo en su historia?

Sí, es el primero permanente en casi dos siglos. Tuvo un periodo crítico a mediados del siglo XIX. Hace 130 años se mudó al Teatro Solís donde estuvo de manera ininterrumpida hasta el año 2000.

 

¿Conoces otro museo que esté en la misma situación?

No hay ninguno en donde la situación sea tan lamentable. Hay otros casos como el de Antropología o el Histórico (en algunas de sus casas) que están cerrados por falta de personal. Pero el nuestro, que debería tener una importancia a nivel internacional y ser un orgullo, está completamente cerrado, sin exposición. Por su importancia a nivel científico y cultural, la situación en la que está es única.

 

¿Cuál fue la causa de su cierre?

El Teatro se empezó a reciclar y nos tuvimos que ir. En ese momento el Ministerio no quiso saber de nada y terminó todo encajonado. En 2006 nos trasladamos a nuestra actual ubicación que permitió que la mayoría de la colección no se perdiera.

 

¿Esa fue la única razón?

Si, la falta de interés y la negligencia.

 

¿Con quiénes se reunieron en ese momento?

Con nadie. Vino la orden de cerrar. Cuando la prensa nacional e internacional se enteró llegaron cartas de todo el mundo, de universidades por ejemplo, al Ministerio.  Las autoridades llamaron al director y a los funcionarios y se les prohibió hablar sobre el tema. Imaginate con quién podríamos hablar.

 

Trasladándonos a la actualidad, ¿qué se hace hoy en día con el museo, se presentan visitas guiadas?

museo_3Primero se hace mucha investigación científica. Investigadores del Uruguay y de la región vienen a consultar las colecciones. Y las cosas que tenemos nosotros para llegar al público son las visitas guiadas a las colecciones científicas: miles de escolares, turistas, vienen a conocer lo que no se muestra del museo. Igualmente aquí debemos hacernos una pregunta, ¿Cuál es el problema de las visitas guiadas? Si nosotros mañana tenemos el mejor museo del mundo lo vamos a seguir haciendo, son independientes de la exposición. Pero son visitas que no tienen que ser de más de diez personas, porque el espacio no da. No podríamos recibir mil visitantes por día porque colapsaría el museo.

Por otra parte, también divulgamos nuestro conocimiento a través de la serie de televisión como “Paleodetectives” o con libro como “Gigantes bajo tierra” de paleontología. También tenemos conferencias con el Plan Ceibal. Son un montón de cosas que nos han obligado a ser creativos para seguir haciendo la función de este museo que es, no solo investigar, sino también conservar y divulgar información a la población sobre lo que es la biodiversidad del país.

 

museo_5¿Qué es Paleodetectives?

Es una serie de televisión para niños y gente joven que se transmite en Televisión Nacional del Uruguay (TNU) sábados a las 11:00 y los domingos a las 18:00 horas.

Son diez capítulos sobre Paleontología del Uruguay, donde van a ver los animales que vivieron en el pasado-. Está filmada en parte en este museo y los presentadores somos Ernesto Blanco, físico de la Facultad de Ciencias, Washington Jones, colaborador de la sesión de aves -además de ser biólogo-, y yo.

 

Finalmente, ¿cuál es el objetivo para este segundo semestre de 2015?

La Dirección de Ciencia y Tecnología que es la unidad de la que nosotros dependemos, ya no va a existir más. A partir de este año se va a desmantelar y nosotros vamos a pasar a la División Cultura que es otra unidad ejecutora. Eso a nosotros nos hace mucha ilusión, porque en una nueva dependencia confiamos  por lo menos en no empeorar. También somos realistas y sabemos que el año que viene no va aparecer un nuevo museo. Igualmente, no bajamos los brazos.

 

Click Aquí para acceder a la galería fotográfica completa

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio

  • Blanca Velázquez

    Apreciado equipo de “El Telescopio”: Quiero agradecer públicamente el gran trabajo periodístico que han realizado en dar a conocer la realidad del Museo Nacional de Historia Natural. La nota y la galería fotográfica son excelentes y sin duda que han demostrado una vez más la gran sensibilidad que poseen en cuestiones vinculadas con la ciencia y la cultura, así como el compromiso que tienen con la sociedad en brindar información de calidad, en este caso aportando para que la situación de este museo, que es el principal del país y el primer lugar donde se hizo ciencia en el Uruguay, mejore…Una herencia que como dice la nota, junto con la Biblioteca Nacional, nos legó Artigas. Deseo de corazón que las autoridades respondan con la adecuada sensibilidad y la prioridad que merece el caso. Infinitamente gracias!!!!

  • Daniel Cambón

    Es el primer espacio periodístico donde veo esta noticia, aunque ya lo sé hace tiempo. Es increíble que ningun medio haya denunciado este tema, y las “autoridades” brillan por su ausencia, como lamentablemente nos han acostumbrado en los últimos años. Dejen de mirar al exterior y ocúpense del Uruguay y sus cientos de ejemplos, como este, muy mal manejados. Después vienen a hablar de la ciencia en el Uruguay, cuando ni siquiera le dan un sueldo digno a sus investigadores y ni un lugar acorde a tan importante institución. Dejen de mentirle a la gente u ocultar hechos como este, que francamente es lo mismo. Lo que cuenta este investigador y colega es muy grave, “les hablaron para que no contaran nada a director y funcionarios”, pero esto no se parece en nada al país pleno de DD.HH. del que tanto salen a llenarse la boca. ¿Dónde están los dd.hh. de los trabajadores a trabajar sin presiones, investigadores a hacer ciencia y el público a conocer su propio pasado y legado hacia el futuro? Sepan que hay gente que no se calla, a pesar de sus insinuaciones. Muy buena entrevista, por fin alguien que se juega por mostrar la verdad, gracias.