Viernes, 18 de agosto de 2017

MENU

Rodney Arismendy le tuerce el brazo a José Pedro Varela

En el año 2004 los uruguayos invertíamos 2 millones de dólares por día en educación pública tanto para los niveles primario como secundario. En el 2015 la cifra aumentó a 4.5 millones de dólares diarios y está muy bien que sea así. Ese año cada uno de los 3 millones 480.000 uruguayos dedicó, 477 dólares para educar a todos nuestros queridos niños, es decir a la gran familia educativa del país. El salario mínimo del país es actualmente de 12.265 pesos, unos 438 dólares. Cada oriental dedicó un poco más de un salario mínimo para la educación pública de los niveles básico y secundario y está muy bien que sea así. Sumando ANEP, Instituto del Menor y Universidad Tecnológica el presupuesto educativo llegó al 13,5%, del Presupuesto Nacional. En relación al PBI, la inversión educativa del 2015 fue del 4,6%.

La División Investigación, Evaluación y Estadística de la ANEP tiene compilados una serie de indicadores relevantes que indican la evolución del sistema educativo entre los años 2006 y 2015. A continuación repasaremos tales datos.

Número de establecimientos. En el 2006 había 3549 centros educativos públicos y privados, en tanto que en el 2015, la cifra era de 3453. De interés es el número total de establecimientos educativos públicos. En el 2006 contábamos con 2781, la cifra se incrementó a 2794 en el 2015, es decir que el aumento fue de solo 13 centros educativos.

Educación Primaria. En el 2006 el país contaba con 2173 establecimientos públicos, en tanto que en el 2015 la cifra era de 2147, es decir contamos con 27 escuelas menos. Diferente es la tendencia de las escuelas privadas, ya que en el 2006 eran 402 en tanto que en el 2015 la cifra fue de 416, es decir un incremento de 16 centros privados.

Educación Secundaria. En el 2006 había en todo el país 436 establecimientos educativos en este nivel. En el 2005 había 51 establecimientos más, es decir 487 liceos. El sistema público construyó 30 liceos en tanto que el sector privado 21. De interés es el caso de la Educación Técnica que pierde 2 establecimientos en el período pasando de 129 a 127 (a pesar de una gran expansión de su matrícula).


Como se puede apreciar de las cifras oficiales, muchos recursos no se le dedicaron a este rubro. Conclusión, en ladrillos no se invirtió demasiado.


De todos los recursos dedicados a educación en la esfera ANEP, entre el 80 y 85% son dedicados a salarios, según un estudio de la organización sindical.

Matrícula total de la educación pública y privada en los niveles primario y secundario. En el año 2006 cada día fueron a una escuela, liceo o escuela técnica del sector privado o público 827.122. En el año 2015 había 22 190 alumnos menos estudiando (804.932) en toda la República Oriental del Uruguay.

La responsabilidad de esta situación es del sistema público y el fenómeno no es más grave debido a la muy buena gestión del sistema de educación privada. En definitiva, el sistema de educación pública perdió 39.279 alumnos entre el 2006 y el 2015. ¿Qué sucedió con la educación privada? En el año 2006 había 113.066 estudiantes en tanto que en el 2015 se contaba con 130.155, es decir 17.089 estudiantes más.

Conclusión. El progresismo educativo expulsó 39.000 alumnos en 10 años, de los cuales 17.000 fueron absorbidos por la educción privada, en tanto que no sabemos que ha sucedido con 12.000. Ojalá estén trabajando y no integren las filas de los jóvenes que no estudian ni trabajan. El tan mentado neoliberalismo de derecha y sus inconfesables intenciones no tiene nada que ver con la privatización de la educación pública impulsada por el Partido Comunista de cuño arismendiano, los tupamaros y otros idiotas útiles.


El progresismo educativo ha privatizado en los hechos la educación del país. El “modelito” generado en la cabeza de conspicuos marxistas-leninistas,  ha logrado el objetivo opuesto.


En todos los niveles el progresismo educativo ha fracasado en la gran tarea de crear una educación inclusiva. A continuación se presentan cifras de la propia ANEP.

Educación Primaria. En el año 2015 había 48.961 niñas y niñas menos que en el 2006 (306.030). En el mismo período la educación privada primaria incrementó su matrícula en 9538 alumnos (llegando a la nada despreciable cifra de 57.036), un poco más que una cohorte normal en el país. El porcentaje de niños y niñas en establecimientos públicos disminuyó del 87 al 81% en el período bajo estudio incrementándose consecuentemente el alumnado en escuelas privadas del 13 al 18%. Rodney Arismeny y su hija Marina, le quitan alumnos a José Pedro Varela.

Educación Secundaria. En todo el nivel contando Ciclo Básico y Bachillerato la responsabilidad del Consejo de Educación Secundaria está en el debe, ya que perdió 4913 estudiantes en el período bajo estudio. También aquí se produce una migración de la matrícula hacia el sector privado, ya que los liceos privados cuentan con 6548 alumnos más que en el 2006. Otra vez, los Arismendy le roban alumnos a Don Pepe Batlle.

La educación técnica media pública muestra un incremento matricular sustancial, pasando de 46.599 en el año 2006 a 75.165 en el 2015. Ante la falta de respuesta del Consejo de Educación Secundaria a las demandas de estudiantes, madres, padres, abuelas, abuelos o tutores, la sociedad busca una alternativa formativa razonable en los estudios técnicos. Se trata de un cambio dirigido desde la propia sociedad civil, ya que el número de establecimientos de educación técnica es menor en el 2015 que en el 2006.

Formación Docente. En el año 2006 había 21.125 estudiantes de magisterio y profesorado en los 31 establecimientos con que cuenta el sistema educativo en todo el país. La cifra de futuros docentes disminuyó a 19.666 en el año 2015. La nefasta reforma curricular del año 2008 igualó para abajo. Los Centros Regionales de Formación de Profesores que iban camino de equilibrar las inequidades regionales, fueron asimilados al “modelo IPA” que tiene su foco en la educación que había en el país en el año 1945. Consecuencia, la tasa de egreso de los CERP disminuyó drásticamente. Los Arismendy le roban estudiantes de profesorado, a los Rodó y Vazquez Acevedo y crean una sociedad elitista.

Festejen uruguayos. En tiempos de Rendición de Cuentas, la maquinaria de disfrazar el interés del bolsillo propio con el interés general, opera con meticulosa eficienca. Mucha gente creyó este cuento de la equidad, pero como solía decir ese gran presidente que se nos fue, es solo un cuento chino. ¿Hasta cuando?

Alberto Nagle

Autor: Alberto Nagle

PHD en Educación. Consultor y Asesor Internacional en materia educativa. Director de proyectos educativos en distintos países de América y en otros continentes.