Jueves, 3 de agosto de 2017

MENU

¿Seguimos rascando la lata?

1.- ANTECEDENTES

Comenzó el mes de agosto y el sistema político sigue discutiendo de donde ¨rascar la lata¨ para encontrar recursos para áreas prioritarias. Año a año la discusión empieza antes (esta comenzó en noviembre del año pasado con un documento del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT). Hemos llegado a un punto donde el propio equipo económico reconoce que no se puede aumentar más la presión fiscal (aunque lo sigue haciendo).

El Partido Colorado fue el único partido que en su programa de gobierno (2014) propuso un conjunto de medidas que nivelaban el frente fiscal para luego incrementar el gasto prioritario social y disminuir la carga tributaria en un paquete cuyo costo alcanzaba al final del periodo 2 puntos del PBI.

Mientras tanto, el Frente Amplio comprometió un paquete electoral que costaba más del doble sin reordenar el gasto ni aumentar la carga tributaria. Dicha promesa fue y será incumplible bajo cualquier escenario razonable, aún con supuestos optimistas.

El nuevo gobierno no esperó la Ley de Presupuesto y dispuso fuertes ajustes fiscales (a través de tarifas y decretos) violando sus promesas electorales.

El Informe en Minoría del Partido Colorado del  Presupuesto Nacional 2015-2019 alertaba:

“Desde esta perspectiva y agregando las presiones políticas y sindicales existentes para que el Gobierno cumpla sus compromisos electorales distintos analistas temen que en los próximos años el Gobierno termine procesando un aumento en la carga tributaria (ya hay algunos indicios), violando así definitivamente otro de sus compromisos. Dudas como esta atentan contra un mayor consumo e inversión…”

Luego llegó la Rendición de Cuentas 2015 con sus recortes y ajustes fiscales.

Y ahora la Rendición de Cuentas 2016 con un incremento de gastos de US$ 172 millones, los US$ 100 millones diferidos en la rendición anterior. La educación con un aumento de U$S 108 millones (US$ 62 millones que se suman a los US$ 46 millones diferidos anteriormente). Según el Equipo Económico, de los US$ 172 millones de incremento, US$ 112 millones requieren financiarse aumentando los impuestos.

 

2. – EVOLUCION RECIENTE DE LA ECONOMIA URUGUAYA

2.1  La producción

La salida de la crisis y una década de boom de los commodities (iniciada en el año 2004) impulso a la economía uruguaya a un crecimiento tan extraordinario como insostenible (6% promedio anual entre 2003 y 2011). Entre 2012 y 2014 dicho ritmo ya no se pudo sostener, bajando a un promedio de 3.8%.

Basado en el análisis de dicha realidad, el Partido Colorado desde principios de planteo que estaban apareciendo algunas luces amarillas, que el escenario externo estaba cambiando. Que era necesario introducir cambios a la política económica (fiscal, monetaria y de ingresos) buscando promover la producción y el trabajo de los uruguayos.  Se marcó la necesidad de introducir cambios estructurales importantes que pasaban por la inserción externa, la educación, el desarrollo de la ciencia y la tecnología, la infraestructura, la mejora de la calidad del gasto del Estado, etc.

Llegamos así a la situación actual donde la economía casi no crece entre 2014 y junio de 2016 (+0.8%). Y si bien se nota un crecimiento mayor a partir del tercer y cuarto trimestre (+1,5% y + 3.7% respectivamente), el empleo sigue sin responder.

Luego de este período de estancamiento, la producción total cierra dos trimestres de crecimiento (3.4% el último trimestre de 2016 y 4.3% en el primer trimestre de este año), por encima del crecimiento regional.

Compartimos a continuación el análisis de los economistas Horacio Bafico y Gustavo Michelin, publicado por el diario El País, el 19 de junio próximo pasado:

No obstante, del análisis de la evolución del PIB, tanto por rama de actividad como por componente del gasto, surge que es un crecimiento que está desbalanceado, con algunos sectores que crecen a buen ritmo y otros que enfrentan dificultades. En particular, el crecimiento se sustenta en buena medida en un atraso cambiario que por un lado alienta el consumo y el turismo receptivo, pero por el otro atenta contra la competitividad del sector exportador de bienes.”

El país productivo vive desde hace un tiempo dos realidades. La de las telecomunicaciones, la celulosa, la soja y algunos sectores que coyunturalmente se vieron beneficiados como el turismo y algunos importadores (por el dólar barato) y por otro lado la mayor parte de las empresas, a las que se les hace cuesta arriba sobrevivir o desarrollarse (en un país donde lo que avanza es el retraso cambiario y el continuo aumento de la carga impositiva).

 

2.2  El empleo.

Desde comienzos de 2014 (primer trimestre), ha habido una fuerte caída en la tasa de empleo (58.000) y un aumento en la tasa de desempleo (29.000) (comparando con igual trimestre del 2017).

En una perspectiva de largo plazo, los niveles actuales son similares a los registrados en el año 2008.

Para revertir el comportamiento del mercado laboral, entendemos que es imprescindible recuperar la competitividad perdida y despejar la incertidumbre que genera el frente fiscal.

empleo1

Fuente: INE

empleo2

Fuente: INE

empleo3

Fuente: INE

 

De poco sirve un crecimiento que no se vea reflejado en más y mejores puestos de trabajo.

Desde principios de 2014 la cantidad de personas empleadas (oferta de trabajo) no revierte su tendencia a la baja. Lo mismo pasa con la tasa de actividad (demanda de trabajo constituida por la gente que busca trabajo)

Si promediamos los primeros 5 meses de 2017 con igual periodo de 2014, podemos concluir que la tasa de empleo cae 2.6 puntos y la tasa de actividad  1.7 puntos.

El desempleo no ha subido más porque la gente se desalienta y de buscar trabajo. Si a la cantidad de desempleados (147.000 sumamos) sumamos la caída recién citada en la tasa de actividad (29.000 personas) estamos hablando de 176.000 personas.

 

2.3  El tipo de cambio real

empleo4

Fuente: BCU

 

Sobran las palabras para calificar la magnitud y la tendencia de este deterioro. Entre enero de 2010 y mayo de 2017, el tipo de cambio real efectivo que elabora el BCU, muestra un deterioro del 27%.

Sin dudas, este es un factor determinante a la hora de explicar el deterioro del mercado de trabajo y las dificultades para recuperar niveles de crecimiento más altos y sostenibles.

Si bien el BCU ha comprado 2.000 millones de dólares para impedir una mayor caída, consideramos que el nivel de las tasas reales en pesos son parte del problema (incentivan una mayor entrada de capitales). La falta de una política fiscal consistente que permita comprar divisas con recursos genuinos completa un panorama complicado.

En los últimos meses, la caída del dólar, la mejora climática y la debilidad de la demanda han permitido abatir la inflación. El desafío pendiente es mantener la inflación baja recuperando al mismo tiempo competitividad.

 

3. – EL RESULTADO FISCAL GLOBAL

Del análisis de estos cuadros presentados por el Equipo Económico en la Exposición de Motivos, vemos con claridad el deterioro creciente del resultado fiscal entre 2014 y 2016 (-3.5%, -3.6% y -3.9%), luego de una década de bonanza y a pesar de que siguió el aumento de la carga  del Estado, vía tarifas y decretos.

La debilidad del dólar a nivel internacional y el retraso en el aumento de las tasas de interés ha impulsado un ¨veranillo¨ en lo que se refiere a vuelta de capitales a la región.

Este contexto ha permitido a la región financiar consumo y excesos fiscales. Esto ha permitido una apreciación exagerada en Argentina y Brasil (mayor a la de Uruguay), que ha favorecido el intercambio comercial y de servicios con dichos países.

Ni el escenario internacional ni el escenario regional descripto son sostenibles en el mediano y largo plazo.

 

4. – LAS PROYECCIONES FISCALES DEL EQUIPO ECONÓMICO

 

El Equipo Económico proyecta cerrar el año 2016 con un déficit global de 3.3% y al último año del período de gobierno (2019) en 2.5%. Estas proyecciones también lucen optimistas en los aspectos que siguen:

 

  • A mayo de 2017, la recaudación de la DGI se sitúa en 17.4% del PBI. Se proyecta un 2017 llegando a 17.8% que luce optimista y los siguientes años en 17.9%. En ocasión de la presentación de la Ley de Presupuesto, se proyectaba pasar de 16,5% en 2014 a 17.0% al final del Gobierno sin anunciar aumentos de impuestos y criticábamos que esto se pudiera lograr en base a mayor eficiencia de la administración.
  • En suma, suponiendo que no hubieran hacia adelante más paquetes de ajuste tributario (supuesto fuerte considerando la evolución reciente), este periodo de Gobierno la presión fiscal de la DGI habrá aumentado 1.4 puntos de PBI, más de 850 millones de dólares.
  • A esto debemos sumar el “mazazo fiscal” que se dispuso fuera de este Parlamento, fijando tarifas de combustibles y energía eléctrica que no reflejan la evolución de los costos. En 2016 el sobrecosto de Ancap con respecto a las paridades de importación fue de 442 millones de dólares.
  • Las proyecciones de recuperación de empleo lucen optimistas (en un escenario que no resuelve los problemas de competitividad).
  • La proyección de las transferencias a la Seguridad Social, que han crecido continuamente en los últimos años, se congela en 9.8 puntos a partir de 2019. Esta proyección también luce optimista.
  • El resultado fiscal sigue sin reflejar la cancelación de la sentencia por reclamos salariales Poder Judicial.
  • Se prevé un 2019 sin “carnaval electoral”. Lo usual es un aumento del gasto de 1,5 % del PIB respecto a los 4 años previos (habiendo sido 1,7% en el año 2014).
  • Las proyecciones de los intereses lucen optimistas aún para los niveles de déficit proyectados.
  • El déficit global 2019 parece ser un número mágico. Se mantiene la proyección presupuestal de 2.5 puntos de PBI

 

El peso de la deuda neta (excluidos los encajes) proyectada al fin del periodo llega es del 42.2%. Este nivel supera en 4.4 puntos de PBI el nivel previsto por el mismo equipo económico en ocasión de la Ley de Presupuesto (37.8%). Hablando en dólares unos 2.700 millones de dólares más.

 

5. – LA PROPUESTA DEL PARTIDO COLORADO

La naturaleza y magnitud de los problemas fiscales, requiera soluciones de fondo. No podemos seguir discutiendo todo el año cual es la mejor forma de seguir aumentando una carga tributaria (que no admite nuevos aumentos) y de reasignar créditos sin contener el gasto ejecutado (efectivamente ejecutado).

Con ese ánimo, el Partido Colorado presentó un aditivo que suspende por 5 años el ingreso de personal al Estado, con algunas excepciones que atienden a tareas vinculadas principalmente a la salud, la seguridad y la educación, así como otras funciones de singular sensibilidad y relevancia.

Entre 2004 y 2016 los vínculos con el Estado (en su sentido más amplio, incluyendo intendencias; funcionarios y no funcionarios públicos), pasaron de 241.725 a 306.269 (+ 27%), 64.544 funcionarios más!!!

La medida propuesta comprende todas las dependencias del Estado Central, Entes Autónomos, Servicios Descentralizados y empresas constituidas por las normas de derecho privado, cuyo patrimonio sea propiedad de entidades estatales.

El Partido Colorado, una vez más pone sobre la mesa una solución genuina, que logra un ambicioso doble objetivo: mejorar el resultado fiscal y ampliar el espacio fiscal necesario para dar lugar al gasto social prioritario.

La medida mejora las expectativas de inversores y consumidores, impulsando así un círculo virtuoso de inversión, consumo y crecimiento de la producción y el empleo.

Una consolidación genuina del frente fiscal es además un paso ineludible para recuperar la competitividad perdida y para poder dedicar el tiempo para discutir las reformas que el país requiere para mejorar la calidad de vida de todos los uruguayos.

Alvaro Rossa

Autor: Alvaro Rossa

Contador Público (UdelaR). Asesoramiento y gerenciamiento de empresas. Subsecretario de Economía y Finanzas (Ago.2003-Mar.2005). Negoció la condonación de deuda con Francia para financiar la creación del Instituto Pasteur de Montevideo. Integró su Primer Consejo de Administración. Lideró desde el MEF, el proceso que culminó con la de instalación de Botnia en Uruguay. Trabajó en la D.G.I en Fiscalización, Organización y Métodos y luego como Coordinador de la Asesoría Económica entre 1990 y 2003. Participó en dicho período de la Programación Financiera del Sector Público.