Martes, 9 de junio de 2015

MENU

Senadores aprueban poco, faltan mucho

Camara de SenadoresUna noticia publicada en el semanario Búsqueda sacudió la información hace algunas semanas: esta legislatura es la que menos proyectos de ley ha aprobado en los primeros 60 días de su gestión. Como dato importante, se destaca que nuestros parlamentarios aprobaron únicamente el proyecto de ley Nº 19.139, que amplía la nómina de Municipios y distritos electorales.

Por otra parte, existe otro dato estadístico que llama la atención: la cantidad de veces que faltaron varios de nuestros Senadores –ya sea por pedidos de licencia o inasistencias con aviso— quienes no concurrieron reiteradamente en los primeros 90 días de su gestión, tanto a las sesiones plenarias de la Cámara de Senadores como a las de las Comisiones Asesoras del Senado.

Las sorpresas al pasar lista

En el Senado, según surge de la información en red de las sesiones, fueron varios los que faltaron a las 14 convocadas en los primeros tres meses de trabajo de la actual legislatura (15/2-15/5). Debajo se reproduce una tabla con los datos pertinentes para todos los Senadores que resultaron convocados en ese período.

Tabla_Asistencias_Senado

Si bien resulta justificable que muchos de los candidatos a las Intendencias –como Daniel Martinez, Lucía Topolansky y Patricia Ayala del Frente Amplio, los blancos Carlos Moreira y Sergio Botana y el colorado Germán Coutinho— solicitaran licencia para dedicarse a la campaña electoral, se desprenden algunos números alarmantes.

Por ejemplo, los candidatos a Intendente de Montevideo, Lucía Topolansky y Daniel Martínez, concurrieron a tan solo dos sesiones, pidiendo licencia en 12 ocasiones, mientras que Carlos Enciso (Florida) y Carlos Moreira (Colonia) solo faltaron a tres sesiones, acudiendo a 11 de las convocadas. Los siguen Sergio Botana con ocho concurrencias y Germán Coutinho con siete. Los candidatos a Intendente en el interior del país, pese a encontrarse a mucho mayor distancia, concurrieron a más sesiones que los candidatos a Intendente de Montevideo.

telescopio curiosoEn la misma línea, es justificable que la Senadora Patricia Ayala –candidata a la comuna de Artigas y quien vive a 600 km de la capital— haya concurrido sólo 3 veces. Pero que Botana (8 concurrencias), quien se encuentra a 400 km, y Coutinho (7 concurrencias), quien está a 500 km, asistieran más veces que Martínez (2) y Topolansky (2) –quienes viven en la Capital y no tienen que trasladarse— también llama la atención.

Un segundo dato interesante –esta vez positivo— es el de los Senadores que asistieron a las 14 sesiones convocadas. Ellos son: Ernesto Agazzi (FA), Pedro Bordaberry (PC) , Marcos Carámbula (FA), Alvaro Delgado (PN), Leonardo De León (FA), Javier García (PN), Pablo Mieres (PI) y Daniela Payssé (FA).

Por otra parte, algunos líderes partidarios y sectoriales también solicitaron varios días de licencia en estos primeros tres meses. Son los casos de Luis Lacalle Pou (quien ya pidió licencia en 4 ocasiones y concurrió a 10 sesiones) y de José Amorin y Jorge Larrañaga (quienes solicitaron licencia en 5 ocasiones, concurriendo a 9 sesiones).

La situación del ex Presidente y hoy Senador José Mujica es otro caso que invita a la reflexión. De las 11 veces que debió concurrir, lo hizo tan solo en ocho de ellas. En las otras tres faltó con aviso, lo cual significa que dejó su banca sin titular en casi el 30% de las veces en que fue citado. Parecida situación es la del nacionalista Luis Alberto Heber quien fue citado 14 veces y en tres de ellas faltó con aviso.

El trabajo en las Comisiones Asesoras del Senado

Se dice que gran parte del trabajo de los legisladores se da en las Comisiones Asesoras, escenario donde se discuten previamente los proyectos de ley. Estas Comisiones se integraron completamente recién a finales de marzo, principios de abril, por lo que se reunieron menos veces que lo que lo hizo el Senado. De cualquier manera, cabe analizar con qué frecuencia se reunieron las referidas Comisiones Asesoras en estos primeros 90 días de trabajo, lo que se muestra gráficamente en la figura debajo.

Reuniones_de_Comisiones

Las que más se reunieron fueron las de Asuntos Administrativos (7 veces), Constitución y Legislación (4), Ganadería, Agricultura y Pesca (4), Hacienda (4) y Defensa Nacional (4). En el otro extremo se encuentran las comisiones que tuvieron tan solo una sesión en los primeros 90 días de trabajo: Educación, Industria y Energía, Medio Ambiente, Presupuesto y Transporte y Obras Públicas. Una sola sesión en 90 días no parece tener explicación.

Otro elemento que surge de la información de la página oficial del Parlamento es la cantidad de faltas de Senadores a las comisiones. Por ejemplo, el ex Presidente Mujica faltó con aviso a las dos sesiones de la Comisión de Defensa Nacional a la que fue convocado. El hoy Senador Mujica también faltó a la única sesión de la Comisión de Educación a la que se le citó.

Solo tres Comisiones tuvieron asistencia perfecta: Industria y Energía, Medio Ambiente, y Transporte y Obras Públicas.

La discusión sobre la cantidad de días de sesión

Al comenzar la legislatura, la prensa dio cuenta de una discusión que se dio en el Senado acerca de la cantidad de días para sesionar.

Una moción firmada por legisladores de los cuatro partidos con representación en el Cuerpo confirmó el régimen que se viene llevando a cabo desde hace muchos años: realizar las sesiones plenarias y las sesiones de las Comisiones del 1º al 18 de cada mes.

Ello provocó un duro enfrentamiento, en el que participaron varios Senadores. El colorado Pedro Bordaberry planteó en esa ocasión sesionar más días ya que, dijo, “hay mucho para hacer, y quienes representamos a otros ciudadanos tenemos el deber de dar el ejemplo con nuestro esfuerzo y trabajo. Muchos beneficios tenemos como legisladores, si nos comparamos con otros uruguayos, como para –encima de eso—  trabajar únicamente del 1º al 18 de cada mes”.

billionphotos-1889128Inmediatamente, los nacionalistas Luis Lacalle Pou y Sergio Botana y el frenteamplista Rafael Michelini salieron al cruce. El primero dijo que a él nadie le daría clases de moral de trabajo y, como el que calla otorga, quería dejar claro que hace años realiza su trabajo en el Parlamento en forma.

Por su parte, el frenteamplista Rafael Michelini apoyó a Lacalle Pou y expresó que el Parlamento no era una fábrica y que se corría el riesgo de terminar toqueteando leyes si se cambiaba el régimen de trabajo, lo que no era bueno. Finalmente, Botana expresó que el trabajo estaba más afuera del Parlamento que dentro de él.

Como compromiso parcial entre las distintas posiciones, se estableció que si bien se mantendría el régimen para las sesiones plenarias, las Comisiones Asesoras podrían sesionar también del 18 al fin de cada mes, siempre que fueran convocadas por el Presidente de las mismas. Lo que llama la atención es que muchas de las Comisiones Asesoras sesionaron solo una o dos veces en esos primeros 90 días de trabajo del Senado, por lo que ni siquiera se reunieron entre el 1 y el 18 de cada mes.

El resultado de tan solo un proyecto de ley aprobado en los primeros 60 días –la productividad más baja que se recuerda— parece ser efecto de los pedidos de licencia, las faltas y las pocas veces en que se reunieron las Comisiones Asesoras. tweet

 

 

El Telescopio.

Autor: El Telescopio.

  • Blanca Velázquez

    ¡Es excelente iniciativa divulgar la actividad de nuestros senadores!. Así como cualquier trabajador debe rendir cuentas a sus superiores, es pertinente que nuestros senadores, en definitiva trabajadores públicos en función del Pueblo, den cuenta de su productividad. Estos altos funcionarios han sido elegido en sus cargos por el Pueblo, y deben trabajar arduamente por el bien de nuestra Sociedad. Es una falta total de respeto hacia las personas que los han votado para que los represente que no cumplan la función que se les ha encomendado. Considero que se deben tomar medidas muy estrictas al respecto, como cualquier trabajador que no cumple con su función, que no es productivo. Se debería hacer los descuentos pertinentes por faltar a las sesiones (aunque sean con aviso, y obviamente sancionar quizás con un descuento mayor si se realiza sin aviso). Se debería fijar un límite de faltas (exceptuando aquellas que son por enfermedad), pues si una persona no puede cumplir con sus funciones legislativas por tener otra actividad debería pedir licencia sin goce de sueldo o renunciar y que tome su lugar el suplente respectivo. Debemos exigirle a nuestros legisladores que cumplan la importante función que los ciudadanos le hemos encomendado con nuestro voto. Debemos valorizar a los legisladores que sí realizan su función a cabalidad, que presentan propuestas, que trabajan, que son productivos, pero debemos remover del sistema a quienes son improductivos y no son responsables en su función. Por otro lado, es un vergüenza la labor de algunas comisiones, que sólo se han reunido una vez ya que paradójicamente en éstas comisiones están los temas candentes de gobierno tales como: educación, presupuesto, industria y energía, medio ambiente, donde se supondría que justamente estas comisiones deberían estar más que saturadas de trabajo. Coincido que el senado no es una fábrica, pero tampoco es un “bar” donde se comenta algún asunto, mientras se bebe un café, comportamiento que he observado particularmente en algún que otro legislador, que a mi juicio no corresponde, mientras se hace una intervención de tan sólo cinco minutos. El senado es el lugar donde se analiza, discute y crean las leyes, ser senador es un privilegio, un honor y una responsabilidad, es un voto de confianza que los votantes han otorgado, por lo tanto nuestros legisladores deberían cumplir con responsabilidad y alta eficiencia su labor; mientras tanto el Pueblo, debería exigir ese cumplimento cabal.

  • Miguel Angel

    en donde queda el discurso sobre PRODUCTIVIDAD? quizás
    el ejemplo de unas camaras activas sea lo que necesitamos…

  • etropo

    ¡¡¡Dejen vivir!!! Estos ¿señores? han estado durante más de un año trabajando para conseguir votos, están agotados, económicamente comprometidos, no sean malos, es demasiado exigirle a una persona que ¿trabaje? después de tanto esfuerzo.

  • Alvaro Berreta

    Practicamente todos los derechos que la Constitución reconoce son sin perjuicio de las limataciones que se establezcan por ley. Cada vez que se sanciona una ley esos derechos corren riesgo de ser limitados. Si las Cámaras no se reunieron, si no hay “producción” de leyes la libertad mantiene su espacio.

  • JULIO CESAR ILHA ROSAS

    Quiero pensar que el comentario no pasa por justificar la inasistencia de los senadores a las sesiones de la cámara, o la falta de aplicación en el desempeño del cargo público con la “amenaza invasiva” de la legislación contra la libertad individual o colectiva. La legislación dinámica y pro-activa contribuye dotando a las sociedades modernas con más seguridad y cobertura jurídica, para poder conocer, interpretar y legislar en épocas de continua evolución en todos los campos del conocimiento humano. Sin embargo los senados en el mundo moderno cada vez tienen menos cabida. Parece ser que basta con una sola cámara para legislar eficientemente y ejercer el control a los diferentes poderes del estado. Si es posible ésto además del ahorro que supone en sueldos, gastos y representaciones el poder legislativo simplificaría y agilizaría su trabajo. La burocracía menguaría. Un país pequeño como Uruguay debería funcionar mejor con menos políticos “chupando del tarro”, con menos sindicatos, con menos efectivos en fuerzas armadas y cuerpos policiales, con menos unidades operativas pero con mejores profesionales, cambiar cantidad por eficiencia. En resumen, eliminar un senado ineficiente y anquilosado potenciando una cámara única que legisle con celeridad y eficiencia.
    Pero si esto llega a pasar ….¿dónde colocamos a los viejos políticos que no se quieren jubilar?