Domingo, 28 de enero de 2018

MENU

Sólo puedo inferir las causas de la ineficiencia de AFE

Veo que no se reparan las vías, que cada vez más tramos caen en desuso y que cuando viene una empresa deseosa en invertir en arreglarlas o al menos verlas para afilar el lápiz ante una licitación, el sindicato de AFE boicotea el intento.

AFE en 2017 tuvo el movimiento de cargas más bajo de la historia, los rieles no son paralelos como nos enseñaron en la escuela sino que parecen parte de una montaña rusa y los puentes no se mantienen, de la misma forma que no se mantiene el parque vehicular. En fin. Desde 1950 que no veo avances notorios.

Lo de Mujica y el “Tren de los Pueblos Libres” fue un chiste de mal gusto. Y cada vez más camiones abarrotan nuestras carreteras, costándonos, -a todos los contribuyentes-, ingentes montos del erario público para mantenerlas, además de aumentar la proabilidad de accidentes, congestionando el tránsito y aumentando la polución sonora y aérea.

El tren es un importante medio de transporte. Rebaja sustancialmente los costos de flete (frente al camión, unas 5 veces), y en comparación de emisiones (si ambos son diésel), el tren contamina 4 veces menos que un camión cada 100 tons/km. Si el tren es eléctrico la diferencia es aún mayor a favor del tren.

¿No estamos quejándonos del excesivo gasto fiscal que encarece nuestra producción?

Imagínese fletes 5 veces más baratos.

En cuanto al pasajero es más cómodo que un bus, porque puede caminar por los pasillos de los vagones o disfrutar del coche restaurant o coche bar además de ser infinitamente más seguro.

Ni que hablar, si se electrifica y no hay que pagar combustible caro con divisas que hoy serán baratas pero eso no siempre seguirá así.

No es imposible que en Uruguay un tren recorra a 120 km /h o más, en cuyo caso sólo lo superaría el avión en cuanto a la velocidad.

Montevideo – Rivera en 4 horas y fracción con paradas intermedias no lo veo utópico al corto plazo.

Un tren nocturno Montevideo-Buenos Aires me parece muy romántico y le veo potencial turístico. Es como el “Vapor de la Carrera”, pero en coches-cama y hasta puede llevar su vehículo si quiere. Sube a las 19:00 en Estación Central, cena en un hermoso restaurant gourmet o un Mc Donalds (¿Porqué no?) o se va a tomar una cerveza al bar, tiene WiFi a bordo, literas individuales, matrimoniales con baño en suite o compartidas según su presupuesto. Imagínese arrullado por el bamboleo suave de un vagón.

Y llega a las 07:00 a Retiro.

O… si se conecta con el tramo hacia La Paloma, en apenas 2 horás más, el turista argentino puede estar en Punta del Este y pasar el fin de semana cortos o largos en cualquier época del año, paliando el “bajón invernal”.

Y si lo quiere más rápido, cruce con el ferry hasta Colonia, y desde allí sigue en tren hacia el Este. Máximo 4 horas sin stress.

El tren, así como lo veo, está postergado desde 1950.

No se hizo más nada. No se mantuvo, no se repararon puentes, los durmientes aún son los que pusieron los ingleses, los perfiles del riel están desgastados…, en fin, no existe.

El tramo que va de Pando hasta la Paloma, hermoso chircal con todo tipo de flora y fauna de la Patria Orientala, hoy podría ser una importante vía de transporte y aportar al descongestionamiento de la Ruta Interbalnearia.
Es más, hay tramos que van por campo abierto en donde se podría hacer doble para aumentar las frecuencias y minimizar accidentes. Nada impide que haya frecuencias en donde uno pueda llevar su auto en el tren.

Como persona austera, diría que arrancamos arreglando de a tramitos. El primer año hasta Atlántida, el otro hasta La Floresta y así sucesivamente. En una o dos legislaturas, -y sin endeudarse-, llegamos a La Paloma.

No se pretende entrar a Punta del Este y recuperar en un levantamiento popular la estación en el centro, pero al menos podría entrarse hasta Maldonado. El lugar está disponible y los terrenos aún no fueron privatizados.

Todas las estaciones de esta línea están alejadas de los balnearios. Se puede complementar con buses desde la estación hasta la playa y se le ofrece al pasajero que el resto del trayecto hasta su casita en el balneario lo haga en cómodos buses que pueden parar varias (pero pocas) veces, dejándolo más cerca de su casa.

Y si esos buses son eléctricos, ni le digo. Por ejemplo, podrían estar cargándose de las mismas líneas electrificadas del tren mientras esperan que el mismo llegue a la estación.

¿Se imagina la Interbalnearia con 30% menos de autos?

En la medida en que esta inversión se amortice, se puede estudiar de evitar la pasada por Pando y comunicar directamente Atlántida con el Aeropuerto, Portones y Tres Cruces en una inteligente combinación de tren convencional y tren elevado (o subterráneo) para sortear el tramo de Avenida Italia entre el Arroyo Carrasco y destino.

Barbaridad de desarrollo. El Uruguay del futuro.

El subdesarrollo de no hacerlo está en nuestras cabezas, no en nuestro bolsillo.

Está en los intereses creados en defender las compañías de buses y transporte carretero, en la voracidad fiscal para que se vendan la máxima cantidad de autos de modo de cobrar ingentes sumas por combustible, impuesto a los combustibles, impuesto por importación de automotores para defender una industria automotriz inexistente y por supuesto: cobrar peaje y en lo posible multas.

Ese es nuestro subdesarrollo.

Desarrollo que frena el sindicato de AFE haciéndole el juego a esos mismos intereses que no quieren que el tren prospere.

Por unas moneditas, entre gobernantes y sindicalistas trancan todo desde hace al menos 7 décadas.
Son poco menos de 1000 empleados públicos de AFE y un puñado de políticos y asesores en lugares estratégicos que trancan el desarrollo de 3,4 millones.

Colorados, blancos y frentistas supieron hacerlo en forma brillante recortando presupuesto, negando mejoras, provocando al sindicato que como calderita de lata salta enseguida, digitando ineptos y corruptos como directores, -salvo honrosas excepciones-, que al final se fueron llendo como Artigas al exilio porque estar peleando todos los días contra molinos de viento, al final cansa y desmotiva.

Basta con eso. Se privatiza a prepo y se comienza de una vez a hacer un País en serio. Después de todo no es un servicio escencial y no necesita ser un monopolio estatal. Ya vimos que como monopolio estatal es vulnerable a que los intereses de unos pocos boicoteen el desarrollo y la comodidad de muchos.

El Telescopio

Autor: El Telescopio

  • Marcelo

    Es una utopía este artículo, además no se puede mezclar a todos los gobiernos como si fueran lo mismo. En mi opinión los únicos que perjudicaron a afe y por ende al Uruguay fue el FA. El autor debería preguntarse : Cual fue el gobierno que impulsó desmedidamente a los sindicatos en Uruguay ?? Quienes fueron los que sobredimensionaron la actividad sindical totalmente politizada ???…. Cría cuervos … te quitaran los ojos !! tarde o temprano.

  • Noal Cartel

    Marcelo. No comparto contigo que la culpa sólo sea del FA.
    AFE no se mantiene desde tiempos inmemoriales.
    En el primer gobierno de Sanguinetti, AFE daba 60: USD anuales de pérdida y por lo tanto se suprimió el servicio de pasajeros quedando sólo el de cargas.
    En el gobierno de Lacalle no sucedió nada de relevancia. Estuvo muy preocupado de bajar el déficit fiscal.
    En el segundo gobierno de Sanguinetti tampoco pasó nada de relevancia.
    En el gobierno de Jorge Batlle tampoco.
    Y en los gobiernos del FA tampoco. Algún tramito por el norte, pero nada más.
    La red ferroviaria de AFE tiene una postergación de al menos 60 años y cada tiempo caen más tramos en desuso que simplemente se abandonan.
    El tramo Pando-La Paloma no se transita desde mediados de los ’70.
    Que el sindicato de AFE juegue un papel en todo esto, si.
    Que es manijeado por el FA y obedece a las directivas del FA, si.
    Pero la reacción virulenta del sindicato hasta es entebdile dada la falta total de mantenimiento de la infraestructura, que sólo es posible si se le inyecta ingentes cantidades de dinero del erario público, cosa que no se hace desde desde 1960.