Jueves, 17 de diciembre de 2015

MENU

¿Tenemos los referentes que merecemos?

Estimad@s responsables de edición de El Telescopio:

Les escribo motivado por la apreciación que me hizo un amigo respecto a que podía plantear lo que pienso a través de su prestigiosa publicación. Como siempre he sido partidario de no quedar postrado en la zona de confort es que entendí de recibo dejar mi parecer por ésta vía.

Debido a mi profesión que tiene que ver con lo que es el diseño de planes de marketing, posicionamiento de marca y de personas, además de ejercer la docencia en estos temas, es que soy un observador cuidadoso de la realidad, ya que es mi obligación darle a los clientes un paquete de datos de información de la realidad, al fin de que puedan tomar sus decisiones al respecto con el menor margen de error posible.

De dicho análisis he podido comprobar, que al ciudadano común hoy, le preocupan temas a los cuales la mayoría de nosotros nos cuesta interpretar, sospechamos que les importan cosas que en realidad no les importa y cada día por decirlo de alguna manera, se ha frivolizado e incluso se ha recluido detrás de las herramientas informáticas y retacea su participación vivencial en la mayoría de eventos que impliquen tomar una posición participativa.

De la misma manera lo que otrora era un símbolo de prestigio como ser técnico en alguna materia, o especialista en algún tipo de labor, está verdaderamente desprestigiado y hoy anunciar que se cuenta con un gran equipo detrás no suele ser ninguna ventaja competitiva. Lo hemos visto por ejemplo en todas las últimas contiendas electorales que se han realizado, en cualquier ámbito que se realicen, partidarias, nacionales, departamentales, deportivas, etc.

Parece claro que lo único que valoramos los ciudadanos es de que la persona se muestre como alguien que basa su pretensión en su experiencia laboral, que demuestre que le dedica horas por años al trabajo y de manera preferente si la misma se hace de forma física. Y es a mi humilde entender lo que ha venido sucediendo en estos últimos tiempos, cuyos dirigentes no han sabido captar dicho mensaje entre líneas y se empeñan en demostrar la fortaleza en sus ideas innovadoras, pero con manos, ojos y actitudes alejadas del trabajo recio o lo que es peor aún lejos de comprender la realidad del trabajador común, de lo que piensan los jóvenes o lo que quieren los más desprotegidos.

En realidad vivimos diciendo que hay mucho marketing, pero en verdad es todo lo contrario, no hay nada del marketing genuino, que quieren en realidad los electores o la ciudadanía media y provocar que estos se encanten, se enamoren de una idea. Nunca superamos sus expectativas porque no nos preocupamos de conocer cuáles son, nos encerramos en vez de salir a buscar sus opiniones y lograr ser creíbles de que los queremos entender. Así vemos a los políticos cada día más alejados de la gente y recluidos en equipos de asesores, sesudos profesionales que en definitiva siempre estiman tienen derecho a interpretar lo que realmente quieren.

La realidad nos ha dado una cachetada, basta con mirar que noticias leen nuestros ciudadanos día a día, por suerte la prensa nos da esa opción y nos daremos cuenta, que tan alejados están los dirigentes de la realidad.

No es de extrañar entonces que muchos de nosotros busquemos referentes en lugares en los que están alejados los dirigentes, así hoy he intentado el ejercicio infructuoso de que alguien me pueda completar las cinco personas influyentes para él, en el Uruguay de hoy. Solo cuatro nombres aparecen mayormente, el ex Presidente de la AUF, único dirigente sud americano no implicado en los hechos de corrupción de Conmebol, Sebastian Bauzá, el histórico líder sindical y recientemente alejado del PIT CNT Richard Read, el periodista deportivo anti sistema y el cual ha tenido que renunciar a algunos de sus empleos y al cual se le han negado oportunidades por su crítico mirar de la realidad de nuestro fútbol Mario Bardanca o finalmente el Maestro Oscar Washington Tabarez que ha ganado respeto por llevar adelante el proceso de selecciones uruguayas de manera exitosa, pero al cual no estuvo exento de que varias veces se le pidiera su renuncia. Todos tienen algo en común, no nos dicen que tenemos que hacer y saben que la educación es la salvación de nuestra sociedad, pero una educación apoyada en valores, nos quieren encantar con el ejemplo, con su propio ejemplo de renuncias y esfuerzos. Y por sobre todas las cosas, no queda ninguna duda de que son tipos que tienen el trabajo a flor de piel, en la línea de fuego, no en la comodidad de un escritorio y confort de una oficina cómoda, sino todo lo contrario.

Esta parece ser la realidad de hoy, nuestros referentes terminan siendo tipos raros, muchas veces muy cuestionados por el establishment, obligados a renunciar, pero que mantienen sus objetivos claros y por sobre todo no transan con sus principios.

Ya va siendo hora de que haya más referentes y menos cracks de escritorios, amantes de las manos limpias y los pies sin barro, de los que piensan que son iluminados y quieren indicarnos que debemos hacer y pensar. Es hora de darse cuenta que los ciudadanos comunes vamos para otro lado.

Muchas gracias por la oportunidad de dejar expresarme, saludos cordiales

joselogarcia123

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio