Lunes, 19 de diciembre de 2016

MENU

Tiempos de confusión en el fútbol

La revelación del ex Presidente del Club Nacional de Fútbol, Ricardo Alarcón, acerca de las presiones que recibió junto con el Club Peñarol, para que firmara un contrato  es un hecho grave.
El ex dirigente denunció que el gobierno del Sr. Mújica presionó a los dos principales clubes de nuestro fútbol para que la Asociación Uruguaya firmara una prórroga de un contrato de derechos televisivos.
La revelación de la intervención gubernamental en el fútbol se suma a otros hechos que ocurrieron durante la gestión Mújica.
Como la notoria intervención en viajes y negocios internacionales de un personaje que se disfrazaba de Pato, quien según varios medios entraba y salía con facilidad del edificio presidencial y acompañó en más de una ocasión al entonces presidente en su periplo internacional.
Este mismo personaje se ha visto involucrado en los últimos días precisamente en una polémica pública por los derechos de los jugadores de fútbol.
Otro hecho que cabe recordar fue la salida de Héctor Lescano del Ministerio de Turismo y Deporte durante el gobierno de Mújica.
El entonces Presidente había mantenido una reunión junto con el Ministro del Interior Eduardo Bonomi con la empresa que negociaba la prórroga del contrato en cuestión.
Varios medios adjudicaron la salida de Lescano a un enfrentamiento que habían tenido justamente por los derechos de televisación del fútbol.
Lescano no renunció sino que fue sustituido por una decisión de Mújica que lo removió luego que manifestara su disconformidad por una reunión del Presidente y el Ministro del Interior con la empresa televisiva.
Justamente Alarcón afirma que fue citado a una reunión dónde estaban el propio Mújica, Bonomi y el representante de la empresa.
Cabe preguntarse qué tenían que hacer el Presidente de la República y el Ministro del Interior en negociaciones entre dos privados por derechos de televisión.
Negociación que implicaba un monopolio de la transmisión del fútbol al mismo momento en que se aprobaban en el Parlamento medidas contra ello en la ley de medios.
Lo más grave de todo es que un ciudadano hoy afirma que tanto el Presidente como su Ministro lo presionaron para que apoyara la extensión del contrato.
Se impone que estos hechos sean aclarados por parte de los involucrados.
Son demasiado graves las acusaciones como para permanezcan en la nebulosa de los tiempos de confusión que vivió el país durante la gestión del Sr. Mújica.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio

  • José Salaberry

    Ni siquiera uruguayo es el nefasto dueño del fútbol uruguayo, que corrupción por Dios!!!