Domingo, 28 de mayo de 2017

MENU

Tres períodos de gobierno y seguimos hablando de refugios…

Comenzaron los fríos y es recurrente la necesidad de refugios para uruguayos que están en situación de indigencia, proporcionar espacios donde al menos puedan resguardarse del frío y tengan un plato de comida caliente que les permita sobrellevar la terrible situación en la que se encuentran. Ello, tristemente, es lo que año a año termina sucediendo.

Pero debemos recordar que el Frente Amplio llegó al poder – hace doce años -prometiendo terminar con estas situaciones.

Tenían el discurso perfecto aprovechando un contexto extremadamente difícil. En ese discurso no solo sabían las causas de las situaciones de vulnerabilidad social, sino que prometieron solucionarlas, porque “ellos” tenían la solución perfecta para todo. Doce años después el Uruguay ve que el Frente Amplio ha fracasado con rotundo éxito en sus medidas sociales. Y no nos referimos solamente a que intentaron solucionar problemas de fondo con asistencialismo electoral, nos referimos a que en doce años ni siquiera han sabido diferenciar lo urgente de lo importante y no reconocen que tienen problemas, lo cual hace que no los solucionen.

Desde la oposición era muy fácil criticar y defender “ideas” pero el arte de gobernar pone a prueba todos los discursos y ahí es donde está el gran fracaso del Frente Amplio. Hoy después de doce años de gobierno resulta que los pobres son más pobres, la indigencia crece y las propias autoridades reconocen que tienen que duplicar los refugios, la clase media cada vez se desplaza más hacia abajo, llegar a fin de mes es un desafío, crece el endeudamiento en todos los hogares, los costos de vida se están volviendo insostenibles para cualquier familia trabajadora, ni que hablar de los jubilados.

Y…

¿Quién es responsable de todo esto?

Si escuchamos una de las últimas declaraciones de la Ministra de Desarrollo Social, los responsables de la indigencia son los uruguayos que tiran sillones a la calle provocando “mini asentamientos”. Bueno, esta “teoría de los sillones y la indigencia” no es aislada, es una más de las excusas que este gobierno intenta instalar en cada tema, con una línea única que es responsabilizar al resto de su incompetencia.

Pretenden trasladar la responsabilidad de sus fracasos de gestión, antes era a la herencia maldita, ahora es a la gente, a cada uno de los uruguayos. Según esta visión reduccionista todos nosotros tenemos la culpa y somos responsables, por una u otra circunstancia. Alguien debería avisarles que la responsabilidad no se delega.

Y la descentralización es otro de los fracasos de gestión del Frente Amplio que se suma al de las políticas sociales, la seguridad, la educación, la salud y la economía con un déficit fiscal superior al que se tuvo en la última gran crisis económica. Sin dudas estamos presenciando un centralismo de gobierno muy grande, y lo decimos nosotros que somos del interior y que trabajamos fuertemente por nuestra región. Ese centralismo se avizora en cuestiones tales como la inversión mínima necesaria en rutas, nunca el país afrontó la terrible situación en materia vial que tiene a la fecha. Recibieron un país en otras condiciones, basta para comprobarlo leer alguna de las columnas que en este portal ha publicado el Ing. Lucio Cáceres con abundante información y datos al respecto.

Ese centralismo también se avizora en cuestiones como falta de inversión en salud, en educación, en políticas sociales y atención de necesidades importantes en contextos que más lo necesitan.

Así, por ejemplo, en el caso de los refugios – tema que hoy nos ocupa y que el MIDES anunció que duplicaría a futuro – la mayoría de los departamentos del interior estos no existen. No hay refugios estatales y de hecho, no hay comedores y hasta se dejaron de entregar canastas nutricionales, entre otras cuestiones. No hay diseño de políticas sociales descentralizas, solo se han quedado con el discurso inicial y hoy vemos a cientos de uruguayos sin la debida atención a pesar de los recursos públicos destinados a políticas sociales.

En las zonas no metropolitanas de nuestro país, mal llamado interior, a los gastos sociales lo siguen absorbiendo las intendencias y los grupos de ciudadanos o de congregaciones de la sociedad civil que sienten el compromiso de servir, donde el Estado claramente está ausente.

Uruguay está con diversas necesidades que no se atienden por parte del Estado y los que antes decían que la gente comía pasto hoy no ven, o no quieren ver, que come basura en muchos lugares del país. Una actuación eficiente y rápida se impone….

Cecilia Eguiluz

Autor: Cecilia Eguiluz

Representante Nacional por Salto. Senadora Sup del Dr. Pedro Bordaberry

  • Fernando Montemuro

    falla en las política sociales,falla enorme en el MIdes, y de su ministra y no hay una política para superar la pobreza mas dura,