Martes, 23 de mayo de 2017

MENU

Turismo de salud, nuevas oportunidades…

El turismo de salud no es un fenómeno nuevo ya que a lo largo de la historia tenemos variados ejemplos en donde el hombre viajó a distintos destinos para encontrar salud, viajó para encontrar la sanación de alguna enfermedad que pudiera padecer.

En las dos últimas décadas gracias al desarrollo de las comunicaciones y del transporte, este tipo de turismo se ha incrementado en forma muy rápida al igual que otros sectores.

Actualmente muchas personas se movilizan a otros países en busca de tratamientos médicos que no son posibles de realizar en sus lugares de origen.

Como ejemplo en nuestra región, Colombia espera recibir 2,8 millones de turistas de salud para el año 2032 con un impacto económico de casi 6300 millones de dólares siguiendo como estrategia el promover servicios de alta calidad y tecnología. Según cifras publicadas por el Ministerio de Turismo de Colombia que son extraídas de los datos de migración, entre el año 2012 y 2015 este país pasó de recibir 6281 turistas de salud a 10423 casi un 65,9 de crecimiento y entre octubre de 2015 a octubre 2016 se registró una llegada de 11990 viajeros por motivos médicos. Esta exportación de servicios de salud es uno de los focos estratégicos del plan de negocios del programa de transformación productiva que hace parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, quiénes apuntan y apuestan a atender 2,8 millones de pacientes extranjeros para el 2032.

Este segmento de mercado se constituye en una oportunidad de gran valor para incrementar el mercado de empresas prestadoras de servicios médicos y como consecuencia de esto, estimular el crecimiento económico de las comunidades donde las empresas residen generando nuevas posibilidades de trabajo para profesionales de alta formación académica.

Esta modalidad de turismo es capaz de crear empleos de alta remuneración que dinamizan el desarrollo económico en las regiones y que permiten posicionar al país como un centro de conocimiento.

Un caso que merece especial atención es el colombiano. Colombia ha construido una buena reputación internacional en el sector de la salud gracias a la alta calidad de sus médicos y a su participación en el desarrollo de nuevos procedimientos e invenciones. El país ha sido reconocido por la creación de los marcapasos externos, las válvulas de Hakim, las madres canguro y los brazos robot con piezas de armar entre otras innovaciones. Los expertos concuerdan que la calidad de los profesionales es el mayor diferencial en el momento de competir contra otros países. Por esa razón hoy en Colombia existen cuatro instituciones de salud con certificación Join comission international y otras 22 están entre las mejores de la región según el ranking anual de América Economía.

Colombia está convirtiéndose en un referente en América latina y el caribe en tratamientos de alta complejidad. Otra cosa importante es que el país cuenta con acuerdos de seguros que permite a los pacientes internacionales a acceder a procedimientos de alta calidad a un menor costo en países del primer mundo manteniendo una equivalencia de calidad.

Actualmente existen 11 zonas francas para servicios de salud que ofrecen como beneficios el no pago de aranceles e IVA para todos los equipos que ingresen y permanezcan ahí, así como una baja tributación para sus ventas. En julio pasado fue presentado el hospital internacional de Colombia ubicado en una zona franca que tiene como foco la atención de pacientes internacionales, este edificio tiene un potencial de crecimiento de 1000 camas con los que sería uno de los más grandes de América latina (américa economía abril 2017).

Esta modalidad de zonas francas ha permitido que este sector acceda a tecnologías de punta y equipos modernos a un mejor costo reflejándose esto en mejores precios muy competitivos para los pacientes que viajan a este país. El 90% de las empresas de salud que trabajan en este proyecto de la mano con ProColombia para ofrecer servicios al exterior, pertenecen al área de medicina curativa y de alta complejidad. Existen también servicios de medicina preventiva con chequeos ejecutivos, odontología, oftalmología, así como tratamientos estéticos tales como ortodoncia, estética dental, cirugía constructiva y también medicina de bienestar a través de spas y centros termales especializados.

También Colombia ofrece cirugía cardiovascular, neurocirugía, ortopedia, cirugía plástica reconstructiva y neurología clínica, pero no solo esto ofrecen, también hay más de 60 especialidades que se suman a la oferta.

Estas empresas de la mano de ProColombia son conscientes que no es fácil consolidarse en un mercado tan competitivo como el turismo salud sin embargo están confiados en lograrlo ya que el sector privado esta recibiendo un gran apoyo del gobierno con un alto compromiso a largo plazo.

Otro ejemplo sorprendente en el desarrollo de este tipo de turismo, es la ciudad de Houston, este destino recibe anualmente 8 millones de pacientes provenientes de todo el mundo, este sector se consolida año a año con la expansión de hospitales en áreas suburbanas con inversiones muy importantes de la mano de facilidades fiscales importantes e incentivos por parte del gobierno de la ciudad.

Este año en julio,  Houston Methodist  abrirá un nuevo hospital en la zona de  Woodlands con una inversión de USD 378 millones de dólares pero muy recientemente el hospital St luke´s estreno una nueva construcción de 120 millones de dólares  así como el nuevo Texas Children Hospital con otra inversión de 360 millones. Solo esta última espera superar el número de 350.000 pacientes en los próximos 3 años. Entre el 2017 y el 2019 Houston y sus suburbios, contaran con 15 hospitales nuevos.

Esta ciudad ha logrado posicionarse como un polo de desarrollo en el mundo empresarial de la salud y continúa fortaleciendo el sector en forma acelerada. Se espera en los próximos años incrementar la presencia del turismo salud o turismo médico y ahora van por más inversiones en el área de biotecnología siendo que el Texas Medical center construirá un campus de última generación con una inversión de 1500 millones de dólares.

Es evidente que Houston no solo es hospitales o centros médicos su competitividad en este sector está sustentada en su calidad de infraestructura general, conectividad aérea y terrestre, servicios, desarrollo tecnológico, incentivos fiscales, seguridad, ambiente empresarial y facilidad para hacer negocios. Todos estos factores y otros más hacen a esta ciudad altamente competitiva.

En pasados artículos hemos hablado mucho sobre diversificación, innovación y cambios en la oferta turística de nuestro país y que más allá de los productos tradicionales que ofrece nuestro destino pensemos en otros que aporten mayores y mejores ingresos.

No está bien conformarse solamente con las cifras positivas de mayores ingresos de turistas a nuestro país durante estos últimos años. Hay que mirar más allá en el tiempo y fijarse horizontes nuevos que permitan avizorar un turismo de mayor calidad.

En momentos de éxito y logros solo miramos los números y perdemos de vista aspectos que son relevantes para que nuestro país genere más y mejores ingresos y que mejore su competitividad regional y global.

Pensando en el futuro, el país tiene debilidades y flaquezas que debe superar y mejorar dejando de mirar únicamente aspectos cuantitativos.

Uruguay siempre fue un destino destacado en el área médica y sus profesionales, pero no solo basta con eso para desarrollar este tipo de turismo, se necesita una infraestructura de oferta innovadora y acorde a las nuevas exigencias que acompase y sirva de base fundamental.

Hace pocos días el Foro Económico Mundial publicó el índice de competitividad global sobre la actividad turística, el que ubicó a nuestro país en el puesto 77 entre 136 países, descendiendo 4 lugares con respecto al año 2015.

En este índice de competitividad Uruguay en la región quedo por debajo de Brasil, Chile, Argentina, Perú, Ecuador y Colombia superando únicamente a Bolivia, Venezuela y Paraguay. No es mi propósito en este artículo extenderme en profundidad sobre este informe. Sin perjuicio, estimo oportuno destacar cuáles fueron los puntos vulnerables de nuestro país:

  • calidad de infraestructura de transporte aéreo: puesto 102
  • tiempo necesario para un permiso de construcción: puesto 122
  • tasa de impuestos sobre beneficios: puesto 111
  • efecto de los impuestos sobre los incentivos para trabajar: puesto 120
  • costos de las empresas generados por la violencia y delincuencia: puesto 106
  • tasa de homicidios cada 100.000 habitantes: puesto 99
  • regulación en materia de contratación y despidos: puesto 123
  • infraestructura de los servicios turísticos: puesto 90
  • total de áreas protegidas en porcentaje a la superficie total del país: puesto 126
  • calidad de rutas: puesto 97
  • eficiencia del transporte carretero: puesto 113.

Como vemos hay muchos aspectos a mejorar y todos vinculados al sector y a su futuro ya que algunos factores son claves para poder incursionar en productos turísticos más rentables como el que nos ocupa en esta columna.

Apostar solo al número de turistas es algo delicado ya que también se debe cuidar la calidad de vida de los residentes la que es afectada por la entrada masiva de visitantes que ingresan cada año. En este sentido, vale la pena recordar la necesidad de lograr un justo equilibrio que permita la coexistencia de una convivencia en armonía y el ingreso de visitantes.

En definitiva, además de los números debemos estudiar y planificar acciones de diversa naturaleza y en forma intersectorial a fin de mejorar varios factores asociados al turismo y que, con parte fundamental de éste, los que, como viene de verse, requieren de una especial atención.

El gobierno debe tomar la delantera en este sentido, convocando a los actores involucrados, públicos y privados, a fin de iniciar un proceso que permita atender las debilidades señaladas y avanzar hacia la profesionalización y diversificación del sector.

Arnaldo Nardone

Autor: Arnaldo Nardone

Licenciado en Adm. Hotelera en la Escuela de Negocios de la Univ.de Bridgeport EEUU. Licenciado en Gerenciamiento Estratégico en la Universidad de Cornell – EEUU. Postgrado en Marketing Estratégico empresarial –Universidad Carlos III de España y Universidad de Belgrano Argentina. Past President de ICCA (Asociación Internacional de Congresos y Convenciones). Miembro Directivo del JMIC (joint meeting international council) consejo mundial que agrupa a todas las asociaciones Internacionales del Sector congresos y eventos. Director de la Consultora Mice International Consulting-especializada en Recintos de Congresos, Feriales, Bureau de Convenciones y Marketing de Ciudades como destino de Eventos. Ex Presidente de COCAL. (Asociación Latinoamericana y Caribe de Organizadores de Congresos y Ferias 16 países miembros) (2003-2006). Ex Director de Marketing para Latinoamérica de Hoteles Radisson. Ex Director de Marketing para Latinoamérica de los Hoteles Steingerberger de Alemania. Ex Director de Turismo de Canelones. Premio Mundial Moisés Shuster 2008 otorgado en Victoria, Canadá por su aporte profesional al desarrollo de la industria de reuniones a nivel Mundial, entre otros.