Martes, 17 de octubre de 2017

MENU

Turismo sostenible y desarrollo efectivo

Con el fin de aumentar la concienciación de la población en general y de los actores públicos y privados el año 2017 ha sido designado por las Naciones Unidas como el Año Internacional de Turismo Sostenible para el Desarrollo.

De esta forma, la Carta Mundial de Turismo Sostenible que fue aprobada en el año 2015 Vitoria-Gasteiz (país vasco), continúa su trayectoria como vehículo del sector turístico hacia la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas que no hace mucho tiempo desarrollamos en profundidad en una de nuestras columnas en El Telescopio.

La definición de Turismo Sostenible según la Organización Mundial del Turismo (OMT) es: “El turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”. Gracias a la diversidad de relaciones implicadas en la actividad turística, el turismo sostenible tiene la capacidad de actuar como catalizador de cambio en el mundo, beneficiando a la lucha de causas como el hambre, la paz y seguridad, el fomento de las economías locales.

En las últimas décadas, el sector turístico ha experimentado un notable crecimiento, convirtiéndose en una industria de gran impacto en la economía y comercio internacional. Los ingresos totales obtenidos por el turismo internacional a nivel global fueron de 1.400.000 millones en 2016, mientras que el número de viajeros internacionales ascendió a 1.235 millones. Además, el turismo ha demostrado ser un sector estable y resistente a las crisis y otros fenómenos económicos, manteniendo un crecimiento ininterrumpido desde el año 2009.

Ahora, si bien existen grandes beneficios económicos que son generados por el sector, este también produce y ha sido responsable de diversos efectos negativos de gran impacto: gran contaminación de las reservas naturales, erosión, desmedido crecimiento hotelero con alta concentración en zonas turísticas, desplazamiento de la población local ante la llegada de visitantes, etc. En este contexto y realidad actual, está cobrando cada vez más importancia el concepto de turismo sostenible y cómo desarrollarlo en todo el planeta, ya que los beneficios que se generan impactan directamente en nuestras sociedades y en su desarrollo.

Existen múltiples beneficios al propiciar un turismo sostenible que dividiremos en cuatro principales, aunque también podríamos encontrar mucho más si ahondáramos en este tema tan importante.

Comenzamos con el beneficio económico que todos los destinos buscan, generando empleo directo e indirecto, nuevas divisas, atrayendo capitales de inversión en diferentes áreas de servicios, reduciendo la pobreza, incentivando el consumo de productos locales que ayuda mucho las comunidades más necesitadas. A su vez, tiene un impacto sobre la economía en general con su transversalidad, incentiva el desarrollo e inversión en diversas empresas vinculadas al sector en toda la cadena de servicios con un fuerte impacto en infraestructura en general.

En segundo lugar, beneficios culturales ya que se respeta la cultura de las comunidades locales para que mantengan su autenticidad logrando mayor entendimiento intercultural, promoviendo y dando mayor valor a la cultura local, ya que se incentiva y apoya la restauración y conservación y uso de sitios arqueológicos y de valor patrimonial, lo que genera que los habitantes locales de esas comunidades sientan mayor estima y respeto de su cultura.

En tercer lugar, beneficios medioambientales favoreciendo el consumo con responsabilidad y respeto al medio ambiente, generando un desarrollo equilibrado con éste, también generando beneficios económicos de los recursos de fauna y flora en favor de las comunidades locales con un mínimo impacto ambiental.

En cuarto lugar, beneficios sociales a través de la mejora de la calidad de vida de las comunidades locales, a la vez que reactiva las zonas rurales, promueve inversiones con mejora de infraestructura en cada lugar, apoya y mejora los derechos de los trabajadores, así como los derechos humanos, promoviendo las practicas sostenibles entre la población local con repercusiones muy importantes para la vida de las personas.

En definitiva, el desarrollo de este tipo de turismo genera un mínimo impacto ambiental al dar un uso óptimo a los recursos medioambientales donde se mantienen los procesos ecológicos primordiales, ayudando a preservar los recursos naturales y la diversidad biológica, se respeta la identidad sociocultural de las comunidades locales cuidando celosamente sus activos culturales, arquitectónicos y sus valores tradicionales, se contribuye al entendimiento y la tolerancia intercultural.

Este turismo Integra las comunidades locales a las actividades turísticas algo que hoy ha estado ausente en muchas regiones y ha ocasionado serios inconvenientes entre los visitantes y la población autóctona generando incluso grandes enfrentamientos.

Es vital y se requiere un seguimiento a fondo de la incidencia que el turismo tiene en los lugares, porque de esa forma se pueden introducir medidas y acciones correctivas casi inmediatas en caso de ser necesario, sin esperar a que se degraden y destruyan los destinos. Es imprescindible mejorar las infraestructuras de servicio al turismo, vías de comunicación, saneamiento, agua potable, recolección y deposición final de residuos, etc.

Un desarrollo equilibrado y respetuoso con el medio ambiente debe establecer estudios y monitoreo de impactos ambientales en forma constante para preservar los recursos de flora y fauna, en beneficio de las comunidades locales. Es fundamental evaluar y gestionar los impactos que se generan.

No es una tarea sencilla, pero hay que realizarla, porque es la única forma de proteger nuestros activos naturales y la única forma de reactivar las zonas rurales en forma permanente y no por cortos periodos de tiempo hasta que se destruyan o degraden por su mal uso.

Todos debemos asumir un gran compromiso con el desarrollo del turismo sostenible conscientes y realmente preocupados por los efectos negativos del desarrollo turístico desmedido y sin planificación, debemos prevenir la destrucción de los recursos naturales y culturales.

Debemos tener en cuenta que el turismo debe ser un sector que contribuya eficazmente a nuestros países reduciendo la pobreza con generación más y mejor empleo, con políticas inclusivas creando oportunidades en forma permanente para todos.

El turismo sostenible puede y debe minimizar el impacto ecológico negativo y debe convertirse en un impulsor del desarrollo de economías verdes, inclusivas y bajas en carbono para el bienestar humano y de los ecosistemas. Debemos ser respetuosos y extremadamente responsables en las políticas que desarrollemos y no pensar únicamente en aumentar el número de turistas en forma desenfrenada sino por el contrario planificar y tomar decisiones que no afecten nuestro mayor patrimonio que es nuestro planeta ejerciendo un uso desmedido e irresponsable solo para beneficio de economías de momento.

Arnaldo Nardone

Autor: Arnaldo Nardone

Licenciado en Adm. Hotelera en la Escuela de Negocios de la Univ.de Bridgeport EEUU. Licenciado en Gerenciamiento Estratégico en la Universidad de Cornell – EEUU. Postgrado en Marketing Estratégico empresarial –Universidad Carlos III de España y Universidad de Belgrano Argentina. Past President de ICCA (Asociación Internacional de Congresos y Convenciones). Miembro Directivo del JMIC (joint meeting international council) consejo mundial que agrupa a todas las asociaciones Internacionales del Sector congresos y eventos. Director de la Consultora Mice International Consulting-especializada en Recintos de Congresos, Feriales, Bureau de Convenciones y Marketing de Ciudades como destino de Eventos. Ex Presidente de COCAL. (Asociación Latinoamericana y Caribe de Organizadores de Congresos y Ferias 16 países miembros) (2003-2006). Ex Director de Marketing para Latinoamérica de Hoteles Radisson. Ex Director de Marketing para Latinoamérica de los Hoteles Steingerberger de Alemania. Ex Director de Turismo de Canelones. Premio Mundial Moisés Shuster 2008 otorgado en Victoria, Canadá por su aporte profesional al desarrollo de la industria de reuniones a nivel Mundial, entre otros.