Jueves, 18 de agosto de 2016

MENU

Turismo y Deporte: beneficios de alto impacto que deben considerarse

El deporte se ha convertido en un socio estratégico para el turismo a nivel internacional. La oferta conjunta por parte de los destinos se ha convertido en una formidable herramienta para atraer turistas, la actividad deportiva se ha constituido en una parte fundamental de la oferta ya que los turistas buscan disfrutar de sus vacaciones activamente cuidando de su salud y más aún en aquellos lugares donde el escenario natural favorece esas actividades.

El deporte además suma más ingresos y por ende mayor impacto económico ya que se estima que el gasto promedio de un turista que aprecia el deporte como parte integral de sus vacaciones es mucho mayor que aquel generado por un turista tradicional desarrollando beneficios en la economía local propiciando una mayor cantidad de empleos.

Muchas propiedades hoteleras hoy juegan un rol extraordinario en esta oferta y tratan de aprovechar esta oportunidad única del nuevo turista deportivo. Hoy vemos hoteles con excelentes gimnasios, spas maravillosos, hoteles construidos en la montaña próximos a grandes centros de esquí; otros en lugares aptos para deportes extremos rodeados de naturaleza salvaje que permita el escalar, el senderismo el canopy, el rafting y otros. Hoteles cada vez en mayor número con excepcionales campos de golf, los tradicionales hoteles de playa pero hoy con una oferta de deportes náuticos así como de buceo y todo esto se combina con el turismo salud con alimentación preparada por dietistas y ejercicios diferenciados de acuerdo a las necesidades y posibilidades de cada visitante.

El nuevo turista deportivo también aprovecha su tiempo de esparcimiento para experimentar en profundidad la cultura local, costumbres, arte, música, patrimonio natural del lugar y tiene una fuerte consciencia y responsabilidad de uso del entorno de esos lugares elegidos y sus comunidades.

La búsqueda cada vez mayor, de una mejor calidad de vida ha sido uno de los detonares del crecimiento vertiginoso del turismo vinculado al deporte siendo creciente su impacto positivo en las economías de los destinos.

Otra característica importante es que esta tendencia no ofrece limitaciones a los turistas ya que cada uno busca aquellos deportes que pueden practicar y disfrutar de acuerdo a su edad y condición física. A ello debe agregarse que la mayoría de los complejos turísticos que ofrecen alternativas deportivas cuentan con profesionales que aconsejan y desarrollan los programas físicos para cada turista en forma personalizada.

Este crecimiento del deporte asociado al turismo va de la mano con una preferencia por los espacios abiertos y en contacto con la naturaleza, un regocijo mayor del entorno donde se interactúa y disfruta de los ejercicios preferidos, conscientes que estos espacios son muy beneficiosos para la salud física y mental.

Este cambio en las preferencias también conlleva a un problema para las áreas naturales donde nuevos emprendimientos se están desarrollando ya que esto supone un desafío vinculado con la sostenibilidad de esos lugares.

El aumento progresivo del turismo deportivo se ha convertido en una amenaza real en caso que no se sepa administrar los recursos naturales con respecto a quienes los visitan por lo cual se está intentando buscar un equilibrio aplicando medidas de planificación adecuada a fin de controlar el número de visitantes evitando afectar las posibilidades de desarrollo turístico en estos espacios.

Antiguamente el turismo deportivo solo se circunscribía a aquellos visitantes que viajaban a un destino determinado solo para presenciar y ver un espectáculo como por ejemplo un campeonato de fútbol FIFA, una olimpiada, un torneo de rugby, un campeonato de esquí o un rally de automóviles. Esto ha cambiado radicalmente y nos encontramos frente a un turista deportivo que busca participar de las actividades practicando una actividad física recreativa y participativa. Siempre manejamos variadas actividades cuando tratamos de enumerar las preferidas por los turistas deportivos y como todo evoluciona nos causa sorpresa realmente como la lista de deportes ha aumentado en forma dramática hoy encontramos personas viajando para practicar: Kayakismo, golf, bicicleta todo terreno o montaña, pesca, vela, buceo, surf, windsurf, tenis, rafting, senderismo, esquí, escalar montañas, cabalgatas, parapentes, motonáutica, maratones, paracaidismo, kitesurf, etc.

Este fenómeno socio cultural y económico  implica que las autoridades que tienen a su cargo el marketing y venta de sus destinos deban adoptar estrategias muy innovadoras para adaptar su oferta a estos requerimientos.

No solo es suficiente contar con los espacios naturales sino que es necesario poseer la infraestructura adecuada, con una administración eficiente, con equipos multidisciplinarios especializados que manejen la demanda con solvencia frente a los consumidores, entre otros aspectos.

En definitiva no basta con vender el destino sino algo mucho más importante: desarrollar y administrar en forma profesional cada una de las ofertas contando con asistencia técnica calificada en cada uno de los deportes a ofrecer, disponiendo de inversión adecuada en todo lo competente a los servicios públicos que complementen las inversiones privadas, aplicando políticas de cuidado medio ambientales estrictas así como fuertes acciones y programas educativos en ese sentido.

Todo lo enumerado anteriormente es un tema complejo y tal cual he mencionado en artículos anteriores, la transversalidad del turismo obliga a las autoridades a desarrollar trabajos y mecanismos de cooperación entre diferentes organismos públicos y el sector privado que faciliten la prestación de servicios en el destino de forma eficiente y eficaz.

Cuando analizamos todos los actores y actividades que convergen para que la oferta cumpla con los requerimientos de los turistas afines al deporte debemos contemplar que intervienen todos los tipos de alojamiento, gastronomía variada y muy especialmente aquella consustanciada con el cuidado de la salud, técnicos especializados en diferentes disciplinas deportivas, excelentes comunicaciones, buena accesibilidad a los diferentes destinos dentro del país. En este punto nos referimos no solo a los medios de transporte sino a las carreteras, aeropuertos, puertos, terminales de autobuses, pasos de frontera con servicios migratorios eficaces, la seguridad, la oferta cultural, cobertura y servicios de salud apropiados, organismos de control medio ambiental y recursos humanos que entreguen servicios calificados en toda la cadena de proveedores.

Nos encontramos frente a una gran oportunidad con una demanda en expansión cada vez mayor y con turistas dispuestos a pagar muy buenos precios.

Un estudio realizado hace dos años en España, reveló que durante el año 2014 ingresaron a este país casi 65 millones de turistas de los cuales casi 9 millones realizaron actividades deportivas en España y  casi 2 millones asistieron a eventos deportivos de diferente tipo, lo que claramente nos muestra el potencial de este sector y como nuestro país puede incursionar por sus características territoriales a este gran segmento de mercado.

Considero que en Uruguay es prioritario abrir el abanico de posibilidades y ser más audaces en este sector como una nueva alternativa de negocios y pensar seriamente en un desarrollo profesional en ese sentido donde no debe existir el mínimo margen de improvisación. En particular, no basta con hablar o crear en nuestro imaginario que esto pueda suceder sino que es necesario trabajar e invertir para que esto se convierta en una nueva salida para el sector privado y público con una oferta diversificada.

Se ha insistido desde esta columna en tener una visión mucho más amplia del turismo y  justamente trabajar en esa diversificación de la mano de una estructuración profesional que mejore el trabajo de toda la cadena de proveedores y genere mayor cantidad de empleos llegando a diferentes partes del territorio.

Preservar la oferta tradicional es importante pero hay que innovar y crear nuevas oportunidades de negocios durante todo el año para que el sector turístico con proyectos nuevos posicione al Uruguay fuertemente a nivel regional y global.

Arnaldo Nardone

Autor: Arnaldo Nardone

Licenciado en Adm. Hotelera en la Escuela de Negocios de la Univ.de Bridgeport EEUU. Licenciado en Gerenciamiento Estratégico en la Universidad de Cornell – EEUU. Postgrado en Marketing Estratégico empresarial –Universidad Carlos III de España y Universidad de Belgrano Argentina. Past President de ICCA (Asociación Internacional de Congresos y Convenciones). Miembro Directivo del JMIC (joint meeting international council) consejo mundial que agrupa a todas las asociaciones Internacionales del Sector congresos y eventos. Director de la Consultora Mice International Consulting-especializada en Recintos de Congresos, Feriales, Bureau de Convenciones y Marketing de Ciudades como destino de Eventos. Ex Presidente de COCAL. (Asociación Latinoamericana y Caribe de Organizadores de Congresos y Ferias 16 países miembros) (2003-2006). Ex Director de Marketing para Latinoamérica de Hoteles Radisson. Ex Director de Marketing para Latinoamérica de los Hoteles Steingerberger de Alemania. Ex Director de Turismo de Canelones. Premio Mundial Moisés Shuster 2008 otorgado en Victoria, Canadá por su aporte profesional al desarrollo de la industria de reuniones a nivel Mundial, entre otros.