Domingo, 3 de junio de 2018

MENU

Un Camino Culebrero

En Colombia cuando se dice que “un camino es culebrero“ se quiere decir que será muy difícil transitar por él.

Es un camino sinuoso que sigue la forma de la serpiente, con muchas curvas.

Hace muchos años un reconocido grupo musical le cantaba justamente al camino culebrero.

Ese camino sinuoso que hoy parece querer hacernos recorrer el Frente Amplio rumbo a las elecciones del próximo año.

Un camino que no es el que tradicionalmente se ha seguido en nuestro país.

Ya hay varios elementos que parecen presagiar que no será fácil el tránsito por el mismo.

Uno de ellos son las disposiciones que se apresta a aprobar en el Parlamento y que ya tienen aprobación del Senado, faltando tan sólo la de la Cámara de Diputados.

Esas disposiciones establecen que los medios de comunicación privados tienen que darle publicidad gratuita en tiempos electorales a los partidos y candidatos.

Lo interesante es como el Frente Amplio pretende repartir esa publicidad gratuita.

Quiere hacerlo de una forma por la que se queda con mucho más publicidad que todos los restantes partidos.

Eso es trampa.

Es también inconstitucional según una sentencia de la propia Suprema Corte de Justicia sobre una norma que establecía la misma solución contenida en la ley de medios aprobada en el período pasado.

La Suprema Corte fue contundente al expresar que no se puede privilegiar con estos mecanismos a un partido o candidato sobre otros.

Ello porque lo que prima es el interés del ciudadano a informarse de las propuestas frente al del partido en el gobierno.

Clarito.

No puede el que esta en el gobierno o goza de mayorías parlamentarias aprobarse normas para seguir estando en el gobierno.

Pese a ello el Frente Amplio se apresta a hacer esto.

Lo quiere hacer cuando estemos cerca de la elección.

De esa forma estima que no habrá tiempo para impugnarla antes que se vote y por ende se use en forma inconstitucional de los medios.

Habrá que estar muy atento.

Otro elemento del camino sinuoso es la insistencia en aprobar una ley sobre el voto en el exterior.

Recordará el lector que esto ya fue objeto de consulta popular y que el Pueblo dijo no.

Ahora insisten con una ley de este tipo que ya tiene aprobación de la Cámara de Diputados y se anuncia que pronto será tratada por la de Senadores.

Parece que lo que el Pueblo decidió les importa poco.

El tercer mojón de este camino culebrero es la integración del Consejo de Comunicación Audiovisual.

Una entidad que controlará a los medios de comunicación en nuestro país.

Esta semana que termina se aprobó en Comisión la integración de la misma.

El Presidente de la Comisión, de acuerdo con la ley, lo designa el Presidente de la República sin consultar a nadie.

Los otros cuatro miembros los nombra el Parlamento.

Iniciado el proceso, el Frente Amplio se propone designar a los cuatro otros miembros sin tener en cuenta la opinión de la oposición.

Es decir, en épocas electorales designa un Consejo con cinco personas que ellos entienden son los mejores y de su confianza.

Este Consejo multará y controlará a los medios.

Se lo designa en las vísperas del año electoral.

A todo esto se suma que esta semana parece haberse iniciado una caza de brujas.

A un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores se lo saca del cargo que ocupa por participar, a título privado, de una actividad de un partido de la oposición.

¿Puede participar en estas reuniones de acuerdo con la ley?

Sí puede pero el Poder Ejecutivo lo releva del cargo por ello.

Eso es injusto con el funcionario y un peligroso mensaje para los otros funcionarios que no simpatizan con el partido de gobierno.

Hay más de estas persecuciones.

A un legislador se le rescinde en forma ilegal un contrato que tiene con el Instituto de Colonización.

Se hace esto fundándose en el hecho que es legislador.

Olvidando que hace no mucho por su condición de tal se le exigió una renta mayor (o sea se consintió que fuera legislador y colono), que el propio Presidente del Instituto declaró que era bueno que los colonos llegaran a cargos legislativos y, lo más importante, que llegó a colono antes de ser electo para su actual cargo.

Cargo que además, como se sabe, tiene plazo de terminación.

Esto es quizás lo que no entienden los que proponen este camino culebrero.

Que los cargos públicos electivos son a término y que la alternancia en el gobierno es uno de los pilares de la Democracia.

Asegurarse más tiempo publicitario en las campañas electorales, pretender lograr por ley aquello que el Pueblo rechazó con su voto, designar miembros de su confianza en el control de los medios de comunicación, perseguir funcionarios públicos por su condición de participantes en reuniones de los partidos de oposición o perjudicar ilegalmente a opositores son caminos sinuosos.

Caminos culebreros que siguieron los gobiernos chavistas en Venezuela y kirchneristas en Argentina.

Caminos que quienes están hoy en el poder en Uruguay debieran abstenerse de seguir.

Como dice la canción, como sé que va a llover y el camino es culebrero, yo como me voy, me pongo mi sombrero.

El sombrero de la advertencia frente a estas prácticas equivocadas.

Pedro Bordaberry

Autor: Pedro Bordaberry

Abogado, Senador, 57 años.