Lunes, 27 de junio de 2016

MENU

Un camino probadamente equivocado

El Frente Amplio pretende embarcar al país en un proceso de Reforma Constitucional.
Proceso en el que no están de acuerdo ni siquiera todos los integrantes del Frente Amplio y en contra la mayoría de los partidos de la oposición.
Lo que se propone reformar son muchas cosas pero, bajo el manto de ellas, aparecen dos que rompen los ojos: la reforma electoral en especial el balotaje y la del Poder Judicial.
Salvo estas propuestas de reforma electoral y del Poder Judicial, todas las otras pueden realizarse por ley en este período puesto que no requieren mayoría especial.
El Frente Amplio posee las mayorías para hacerlo.
Para salvar esta objeción se sostiene que lo que se quiere hacer es asegurar que los avances sociales de los últimos años no puedan tener marcha atrás.
Un eufemismo difícil de entender.
Lo único realmente sustancial que parece surgir de la propuesta reformista es lo electoral y el avance sobre lo judicial.
Esto no se puede hacer por ley o por lo menos por ley sin contar con la mayoría parlamentaria con que la Constitución, en forma sabia, limita el poder de quien gobierna.
En lo que refiere al Poder Judicial los argumentos que se utilizan son agraviantes hacia uno de los tres poderes del Estado: se dice directamente que se quiere lograr que sea independiente, imparcial y oportuno.
Parecen revivirse enfrentamientos del Poder Ejecutivo con el Judicial que se verificaron especialmente durante el gobierno del Sr. Mújica.
Sobre lo electoral resulta claro que la propuesta está teñida por la visión que hoy tiene la ciudadanía sobre el partido que nos gobierna.
Hace rato que vienen registrándose bajas en las simpatías y aprobaciones del gobierno.
Frente a ello la respuesta no debe ser el cambio de las reglas de juego electorales sino la mejora en los resultados.
El país hoy tiene problemas muy graves en educación, inseguridad ciudadana, economía y salud. Al retroceso en los dos primeros se sumó una incipiente crisis económica que corre el riesgo de sumir a cientos de miles de uruguayos en una situación compleja.
Es a resolver estos problemas que el gobierno debe destinar sus esfuerzos, no a cambiar las reglas de juego electorales o avanzar sobre la Justicia.
El camino que se propone recorrer es el que recurrieron los gobiernos de los Sres. Kirchner en Argentina y el Sr. Maduro en Venezuela.
Eso sumió a la Argentina en la terrible situación económica y social en que las dejaron los doce años de gobierno K y a Venezuela en una situación de enfrentamiento y caos.
Lo peor de todo ello es que estas medidas terminan enfrentando a los pueblos, dividiéndolos en dos y llevándolos a situaciones de muy difícil y complicada solución.
Hacemos votos para que no prospere esto.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio