Viernes, 16 de junio de 2017

MENU

Universidad de la educación

La formación docente es factor determinante de primer orden en los resultados educativos de todo sistema de enseñanza, sin por ello dejar de reconocer la importancia de otros factores coadyuvantes. Es que el vínculo docente-alumno, la interacción entre ellos, el compromiso del educador y la eficiencia en el cumplimiento de los objetivos y metas que se persiguen, no puede lograrse a plenitud sin una formación docente adecuada. Formación, tanto en el proceso sistemático de los años de estudios específicos por las instituciones que tienen tal cometido, como asimismo la formación permanente posterior, porque siempre hay que seguir profundizando y porque las nuevas realidades educativas, sociales y del conocimiento así lo exigen.

Los resultados de ello nunca serán alcanzados en el corto plazo a nivel del Sistema de Educación, son procesos que demandan tiempo para lograr los objetivos que se persiguen, no hay voluntarismo posible. Por ello, toda acción que sea posible comenzarla ya debe ejecutarse, para que los tiempos de los resultados no se dilaten más que los tiempos que necesariamente conllevan los procesos de cambio.

Hoy felizmente vuelve a ponerse sobre el tapete la creación de la Universidad de la Educación, para que los docentes tengan formación universitaria, lo que no significa bajo ningún punto de vista un mero cambio de rótulo sino una transformación profunda. Formación universitaria que implica alto nivel académico, investigación, creación de conocimiento en el área y extensión como forma de compromiso con la sociedad.

Implica movilidad de estudiantes y docentes a nivel universitario, complementación de la Universidad de la Educación con otras instituciones universitarias tanto a nivel nacional, como regional e internacional, cursos de postgrado y una estrecha articulación con el sistema educativo que debe estar normatizada en la ley.

Históricamente, en nuestro país de la formación docente se ocupó cada subsistema. Es así, que por ejemplo la formación de los maestros estuvo a cargo de Primaria, cuya institución se denominaba Consejo Nacional de Educación Primaria y Normal. Posteriormente con la ley 14.101 ( más conocida como Ley Sanguinetti) pasó a estar a cargo del entonces CONAE la formación de maestros, profesores y maestros técnicos. A la salida de la dictadura con la Ley de Emergencia de la Educación pasó a depender del CODICEN. El 12 de diciembre de 2008, luego de más de una década de aprobada esta ley de emergencia y con el acceso del Frente Amplio al gobierno nacional, la misma es sustituida por la Ley General de Educación que estableció la creación del Instituto Universitario de Educación (IUDE) para la formación universitaria de los docentes, proceso que debía culminar en una ley específica al respecto. En el interín la formación docente pasó a depender del Consejo de Formación en Educación (CFE) con representación política, de estudiantes y de docentes.

En el segundo período de gobierno del Frente Amplio, a esta iniciativa del IUDE se creyó conveniente transformarla en la Universidad de la Educación, para lo cual el gobierno convocó a una comisión multipartidaria que trabajó responsable e intensamente durante unos dos años, donde se generaron muy importantes insumos que fueron el origen del proyecto de ley de la Universidad de la Educación, que en el período anterior llegó a aprobarse en la Cámara de Diputados y que en el Senado naufragó por falta de votos blancos y colorados, al precisarse 2/3 de votos afirmativos de los componentes de este cuerpo.

¿Argumento?: que la Universidad de la Educación no podía ser cogobernada, que es negativo el cogobierno.

Me pregunto: ¿tan malo será el cogobierno que cuando se creó la actual Universidad de la República, su ley orgánica fue votada por parlamentarios de ambos partidos?

No faltan quienes dicen que la experiencia del cogobierno en la UDELAR ha sido negativa. Pero entonces ¿ cómo se justifica que la actual Universidad Tecnológica (UTEC), totalmente cogobernada, haya sido votada también por los mismos senadores blancos y colorados que se opusieron al cogobierno de la Universidad de la Educación?

Esperemos que en este nuevo período de gobierno, donde el Frente Amplio vuelve a impulsar la creación de la Universidad de la Educación, no vuelvan a aparecer pretextos y la misma pueda crearse.

Mientras tanto, el actual Consejo de Formación en Educación que tiene a cargo las distintas formaciones en Educación, viene trabajando dentro de los límites que le impone la ley, para avanzar en la formación universitaria de los docentes.

Roque Arregui

Autor: Roque Arregui

Maestro. Profesor. Fue dirigente sindical del Magisterio. Presidió la Mesa Permanente de las Asambleas Técnico-Docentes de Primaria. Representó al Frente Amplio en comisiones multipartidarias. Parlamentario desde 1995 hasta el 2015 en forma continua. Fue Presidente de la Cámara de Representantes. Representó al Parlamento uruguayo en el Parlamento Latinoamericano y en la Unión Interparlamentaria.