Martes, 1 de marzo de 2016

MENU

Varones Unidos: Las cifras de Mujeres de Negro son “intencionalmente exageradas, agravian al género masculino y al varón uruguayo”

En entrevista exclusiva con El Telescopio, Pablo Quintans de Varones Unidos, le respondió -tras una solicitud del grupo- al colectivo internacional de mujeres pacifistas –Mujeres de Negro- quienes habían señalado a nuestro medio que “uno de cada tres hombres es golpeador”. “Nos parece intencionalmente exagerada la declaración. No hemos podido encontrar por ninguna parte el ´estudio del BID´ al que aludían para justificar la afirmación”, aseguró.

 

Por su parte, el grupo se refirió al machismo, al feminismo, la misandria, el aborto, el matrimonio igualitario, el fraude parental, entro otros temas.

 

hombre3¿Cómo definen a Varones Unidos?

Somos un grupo de personas que buscamos integrar la perspectiva masculina a la discusión sobre las cuestiones de género y proteger los derechos de los varones.

 

¿Cuándo y por qué se originó el grupo?

El grupo surgió a mediados del 2015, como una iniciativa personal de lanzar un blog sobre cuestiones de género orientado a varones. La idea era tener un mecanismo para responder a lo que hoy consideramos que son actitudes abusivas que el movimiento feminista tiene respecto al varón; y concientizar a la población sobre las problemáticas que afectan exclusiva o principalmente al varón y se han dejado de lado: como el fraude parental, el cáncer de próstata, el índice de suicidios en la población masculina, y la discriminación misándrica en general.
Sinceramente no pienso que exponer la verdad sobre el feminismo y darles a los varones la posibilidad de enfrentarse a los abusos que intentará imponer, vaya a ser un paseo. El feminismo del que hablamos no es el activismo idealista que muchas personas creen, sino un movimiento político global, que maneja verdaderas fortunas y ejerce una enorme influencia sobre universidades, medios de comunicación y gobiernos. En comparación, Varones Unidos era una sola persona hace seis meses, e incluso ahora, con las 1.500 personas que expresaron apoyo a la causa, y la decena de activistas que contribuyen con sus acciones día a día esta transformación del blog en un movimiento, aún consideramos que cumplir con nuestra misión es un reto más que considerable. En definitiva sabemos que es un trabajo duro, pero sabemos también que alguien tiene que hacerlo.

 

¿Cuántos integrantes tienen en la actualidad? ¿Es cierto que también las mujeres pueden formar parte?

El apoyo que hemos recibido de mujeres me ha sorprendido y conmovido profundamente. Para darte un ejemplo, una chica uruguaya de unos 14 años nos envió su canal de YouTube al que sube videos con sus críticas al movimiento y la ideología feminista, ¿Quién te dice?, quizás algún día VaronesUnidos esté liderado por una chica admirable, capaz de pensar por sí misma como ella. A pesar del prejuicio de que “Si defienden a los varones, deben ser machistas”, no discriminamos en absoluto por género, solamente tomamos en cuenta las ideas y los méritos, porque creemos que primero que nada somos seres humanos, personas. La división entre varón y mujer deja de tener sentido cuando solo nos fijamos en los méritos para seleccionar a una persona, y solo estableciendo el criterio del mérito sobre el del prejuicio vamos a derrotar definitivamente a la discriminación.
Al atacar al género masculino e instituir privilegios para las mujeres, se perpetúa el sexismo, pero lamentablemente esto es lo que ha estado haciendo el movimiento feminista estos últimos años.

 

hombre2¿Cuál es su misión?

Nuestra misión es representar la perspectiva masculina en el debate público sobre cuestiones de género.

 

¿Se consideran un grupo que va en contra del machismo?

Si. Estamos totalmente en contra del machismo y el hembrismo por igual. Son las dos caras de la moneda del sexismo. La única razón por la que no nos llamamos a nosotros mismos feministas, es porque la palabra feminismo es un nombre retrógrado, sexista y en definitiva estúpido para designar a la búsqueda de la igualdad entre el varón y la mujer. Es evidente que el nombre de un movimiento que busca la igualdad entre los sexos, no debería estar relacionado solamente a uno de ellos, mientras excluye al otro, y sin embargo, y a pesar de su obsesión con el lenguaje, el movimiento feminista en todos estos años, no ha movido un dedo para enmendarlo. Por otro lado, la lucha contra el machismo que llevamos adelante desde VaronesUnidos está motivada en que si bien el género masculino y femenino se basan en diferencias biológicas innegables entre los sexos (punto que el establishment feminista rechaza anticientíficamente), no creemos que ningún género u orientación sexual sea superior a otro.
Dicho esto, el machismo es especialmente negativo para nosotros, como varones. La razón de esto es que el machismo de unos pocos varones, es utilizado por el movimiento feminista como justificación para estigmatizarnos a todos. Un ejemplo de esto es las “clases obligatorias de consentimiento” que existen en universidades de Estados Unidos sobre las que el movimiento feminista tiene influencia. En estas instituciones, todos los integrantes varones de una generación deben someterse forzosamente a un panel de activistas feministas que los denosta por su condición de varones, los indoctrina en su ideología y les indica cómo deberían proceder para el cortejar a una señorita según sus preceptos. ¿Podes imaginarte que a te traten como un inminente violador por el solo hecho de ser varón? Es denigrante.

 

¿Qué visión tienen sobre el feminismo? ¿Creen que promueven la igualdad de género?

Creemos que el feminismo es heterogéneo y que hay muchas buenas personas, genuinamente preocupadas por la equidad de género que se identifican como feministas. De hecho, utilizando la definición del diccionario, nosotros mismos formaríamos parte de ese feminismo. Pero no podemos ignorar que el núcleo del movimiento consistente de activistas organizadas, tienen un fuerte carácter misándrico. El odio al varón es totalmente explícito en muchas de estas personas y esto se traduce constantemente en verdadera violencia de género, acciones discriminatorias y abusivas contra los varones solo por el hecho de ser varones.

 

¿Existe misandria -odio al varón- en el feminismo uruguayo?

Si. Las propias feministas te admiten que “hay muchas que piensan así”, pero no lo ven como un problema. Esperamos que nuestra entrada en escena ayude a cambiar esto.

 

hombre1¿Cómo se puede combatir esa misandria?

La misandria está en todas partes, pero se concentra especialmente en las organizaciones inspiradas en la ideología feminista. Estas brindan un vehículo para expresar el odio al varón. Este odio a su vez, se utiliza como motivador para atacar no solo a los varones como género, sino también a las instituciones designadas como integrantes del “sistema patriarcal” que en el doublespeak feminista engloba a la familia, el amor, el cristianismo, el libre mercado, la libertad de expresión, entre otras tradiciones de nuestra civilización occidental.
De acuerdo a la definición formal de feminismo, uno esperaría inocentemente que el movimiento feminista se encargara de purgar de sus propias filas a los elementos misándricos que las integran. Pero cuando se toma en cuenta que internacionalmente no sólo no castiga la misandria sino que se beneficia de ella, y como motivador de su militancia, solo un iluso puede pensar que se puede con el feminismo para derrotar a la misandria.

Esta es la razón por la que un proyecto como VaronesUnidos creo que arroja un haz de esperanza para los varones, y nos da un respiro a todos los que vemos cada vez más inminente la amenaza de ser desprovistos de algunas de nuestras libertades y derechos más fundamentales en el nombre del feminismo.

 
¿Pueden nombrar algún caso de misandria en Uruguay?

Quizás uno de los casos más claros de misandria en Uruguay es el caso de la jueza que junto con la psicóloga que dirigía el Centro de Asistencia a las Víctimas de Violencia Familiar, del Ministerio del Interior, coludían para mediante pericias psicológicas truchas, implicar a varones inocentes en casos de abuso infantil. Solo puede uno imaginar el daño que en la vida de estos hombres pudo haber causado el ser falsamente acusados de abusar de sus propios hijos, aparte de que varios de ellos, por sentencia de la jueza en cuestión, perdieron la patria potestad, siendo otros injustamente encarcelados.
La jerarca del Ministerio del Interior fue denunciada en el parlamento por recomendar a sus clientes la elaboración de informes falsos sobre maltrato psicológico y abuso sexual, en litigios de divorcio y custodia de menores, siendo separada de su cargo por motivos tangenciales. La ahora ex-jueza (que no fue separada de su cargo sino que renunció), ahora se dedica a continuar su activismo publicando artículos que abogan por más dureza en el castigo de la “violencia contra las mujeres”, entorno en el que se define como “experta en género”.

 

¿E internacionalmente? El caso que les haya llamado más la atención…

Internacionalmente podríamos mencionar el caso de Yahoo!, que es ilustrativo de la penetración de la misandria en el ámbito privado. Luego de la coronación de Marissa Mayer como CEO de la compañía, en solo 3 años, el cuadro gerencial pasó de ser 80% varones y 20% mujeres, a la relación inversa, 80% mujeres, 20% varones. Esta hegemonía femenina en el cuadro gerencial se logró discriminando contra los varones, y haciendo caso omiso a los méritos de los empleados, tomando el género del candidato como una cuestión tanto o más importante que la adecuación de su perfil al puesto de trabajo. Los resultados económicos de Yahoo! luego de la implementación de esta política, como era previsible, son sumamente decepcionantes y la continuidad de Mayer al frente de la compañía está en duda, junto con el futuro de la misma.

 

¿Qué es el fraude parental?

El fraude parental consiste en el engañar a una persona para que se responsabilice por el hijo de otra, induciéndolo mediante engaño a creer que es el progenitor biológico. El caso más típico del fraude parental es cuando una mujer concibe un hijo a consecuencia de una infidelidad, y engaña a su pareja para que asuma las responsabilidades de padre respecto al hijo biológico de su amante.

Por las diferencias biológicas obvias entre el varón y la mujer en materia reproductiva, el varón es el principal afectado por esta forma de violencia.
Lamentablemente este no es un riesgo menor que corremos como varones. La incidencia del fraude parental varía ampliamente dependiendo del país, desde un 0,8% en Suiza, a un 11,8% en México. Esto significa que cada más de 1 de cada 10 padres mexicanos es víctima de fraude parental. En Uruguay no se cuenta con datos.
El temor de ser víctima de fraude parental es una de las raíces psicológicas del natural impulso masculino por proteger a su pareja de potenciales terceros en discordia, que ha llevado a lo largo de la historia a restringir las libertades individuales de las mujeres. Proporcionando al varón la seguridad de que sus derechos reproductivos serán respetados, podemos comenzar a superar la brecha que el machismo y la misandria han creado, y trabajar para incentivar relaciones de parejas sanas, basadas en la confianza, la sinceridad y el respeto mutuos.

 

¿Cuáles son las enmiendas legales necesarias para prevenir y erradicar el fraude parental?

La legislación actual se estableció en un momento donde la tecnología de testeo genético de paternidad no estaba disponible, por lo que trata de proteger al varón del fraude parental con las herramientas legales propias de la época. Pero esta tecnología nos da por primera vez la oportunidad de superar definitivamente las desigualdades que han permitido el engaño y alimentado la desconfianza entre el varón y la mujer durante siglos. Hoy es indudable para nosotros que tenemos el deber histórico, como sociedad, de establecer estos nuevos mecanismos que permiten la virtual erradicación del fraude parental que tanta inseguridad y sufrimiento ha causado a los varones, niños y familias a lo largo de la historia.

En este sentido, recomendamos tener en cuenta estos tres preceptos:

El primero: Garantizar al varón el derecho a solicitar un test de paternidad gratuito en caso de tener dudas acerca de la paternidad de sus hijos y establecer legalmente que de haber sido víctima de fraude parental, el varón se libera de toda responsabilidad legal correspondiente al rol de padre de esa criatura. Por otro lado, los pagos de manutención realizados hasta ese momento, de haber existido, deberán ser devueltos por la responsable del fraude.

Segundo: En reconocimiento del derecho de los niños a conocer la identidad de su padre. Para esto se deberá establecer una oficina con los recursos necesarios para encargarse de resolver la identidad del progenitor masculino, quedando la madre legalmente obligada a colaborar en este proceso.

Tercero: La tipificación del Fraude Parental como delito, y la creación de un registro de perpetradores de fraude parental, de acceso público a través de Internet. A pesar del enorme daño emocional que la irresponsabilidad de estas mujeres causa a familias, hombres y niños víctimas de esta despreciable conducta, confiamos en que será un logro histórico que Uruguay se convierta en el primer país en el mundo en erradicar el fraude parental y en garantizar a los varones el derecho fundamental a la plena seguridad de ser padres biológicos de sus hijos.

 

¿Cómo vieron la despenalización del aborto?

A diferencia de otras organizaciones críticas respecto al movimiento feminista, nosotros no tenemos una posición oficial ni contraria ni favorable a la interrupción voluntaria del embarazo. Creemos sin embargo que el padre debería tener derecho a presentar un recurso legal que le permita evitar la realización del aborto, pero solamente comprometiéndose a hacerse cargo individualmente del niño una vez este haya nacido y no se obligue a la mujer a cumplir con las responsabilidades de madre una vez superado el período de lactancia.

En casos de violación, naturalmente, creemos que este recurso no debería estar disponible.

 
¿Cómo califican al matrimonio igualitario?

En específico, nos parece una concesión más bien simbólica de derechos a las orientaciones sexuales alternativas, pero creemos que es indicativo de una actitud de tolerancia y respeto a las libertades individuales que consideramos sumamente positiva.

 

¿Están al tanto de la ley de cuotas en la política? ¿Creen que fue un acierto o un error?

La ley de cuotas es un caso particular de “discriminación positiva”. Quienes proponen este tipo de políticas argumentan que es justo que el gobierno legisle forzosamente que los resultados sean igualitarios, sin tomar en cuenta los méritos que se necesitan para el logro de esos resultados.
En el caso de la política, está muy bien documentado que los varones expresan un interés considerablemente mayor en participar de la política y en específico de postularse a cargos electivos.
Supongamos que existe un pueblo de 10000 habitantes, 5000 varones y 5000 mujeres. Las feministas del pueblo están indignadas de que solo un 10% de las legisladoras son mujeres. Por lo que los 9 legisladores varones y la única legisladora mujer, votan una ley de cuotas que establece que 5 puestos deben ser ocupados por varones y 5 puestos por mujeres. ¿Esto es justo? En principio pensás que sí.
Pero en la próxima elección, se dan cuenta que los varones interesados en ocupar esos 5 cargos son 500 y las mujeres 50, por lo que ahora es 10 veces más difícil para un varón llegar al parlamento, que para una mujer. ¿Esto es justo?
La ley de cuotas no es tan simple como este ejemplo, pero ambos casos ilustran los errores a los que nos lleva buscar imponer la igualdad de resultados a través de la fuerza bruta del estado, en lugar de garantizar la igualdad de oportunidades y la libertad necesaria para aprovecharlas por uno mismo, de acuerdo a las condiciones e intereses personales de cada uno, que es lo que en definitiva hace felices a las personas. Por lo que más que un acierto o un error, diríamos que como generalmente ocurre con la discriminación positiva, es una injusticia bien intencionada, ya que reconocemos que en la redacción de la ley se ha tratado activamente de no discriminar contra el varón, a pesar de que igualmente en definitiva lo termina haciendo.

 
¿Qué opinan sobre la violencia callejera que sufre la mujer?

Tratar como asuntos de la misma gravedad el asesinato de una pareja, y el potencial mal gusto de un piropo, no hace nada en favor de la seriedad del movimiento feminista. Cargar a toda la sociedad o a todos los varones la pesada etiqueta de “machistas”, tampoco hace sino socializar la culpa que solo debería recaer sobre una minoría de varones que despliegan este tipo de comportamientos, para que la condena pública sea un disuasor efectivo.
Pero si queremos que las calles se sientan seguras para las mujeres, no podemos pretender lograrlo estigmatizando al varón en general como “violento” y “machista”. Esta actitud del movimiento feminista es burda y penosamente misándrica. Para lograr evitar a las mujeres la penuria de atravesar estos malos momentos, debemos incentivar tanto el respeto de los varones por las mujeres, como del de las mujeres por los varones.

 

¿Qué opinan sobre los cambios que han surgido en torno a la licencia paternal?

Esto es un cambio muy positivo. La presencia del padre en la crianza de los hijos tiene una multitud de beneficios que lamentablemente se subestiman: Aumenta las habilidades cognitivas, de aprendizaje y razonamiento de los niños, reduce la agresividad y la probabilidad de que al crecer muestren conductas de riesgo como el embarazo adolescente y la delincuencia.

 


¿Qué pueden decir sobre el feminicidio? Es una realidad que la cantidad de mujer asesinadas es mayor…

Según los datos de Fundapro, la cantidad de varones asesinados es mayor. Más de un 70% de las víctimas de homicidio somos varones, pero no vemos a nadie desde el movimiento feminista considerando que el mayor riesgo de ser asesinados que sufrimos los varones sea una cuestión de género.

En cuanto al feminicidio, estamos viendo una ofensiva coordinada muy grande del movimiento feminista a nivel de España y América Latina para instalar el término, e impulsar la tipificación del mismo como un delito, por lo que la razón de que esto se esté proponiendo ahora, tiene más que ver con la eficacia de la propaganda al lanzarse simultáneamente en toda la región que en las cifras de mujeres víctimas de homicidio en Uruguay.

En lo que respecta a la efectividad de tipificar el feminicidio para reducir las muertes por violencia de pareja, en España se castiga el feminicidio desde el 2004, en el marco de una ley que incluyó una batería de medidas de carácter misándrico y opresivo contra el varón (“antipatriarcalesl” para usar el doublespeak feminista). ¿Cuáles fueron los resultados? Un pronunciado aumento de las mujeres víctimas de homicidio a manos de su pareja.

Esto nos lleva a la pregunta ¿Es realmente el objetivo de instalar el término “feminicidio”, el prevenir los asesinatos de mujeres? ¿Si el movimiento feminista realmente estuviera interesado en proteger a la mujer de los asesinatos, no debería estar pidiendo que se posponga la tipificación del feminicidio teniendo en cuenta que en España esta medida tuvo el efecto contrario?
No podemos dejar de tomar en cuenta que el movimiento feminista es un movimiento político fuertemente influenciado por el marxismo autoritario y el relativismo epistemológico. No es casualidad que la coordinadora de feminismos del Uruguay, exprese en la bio de Facebook su carácter “anticapitalista”. El encare que el movimiento feminista tiene de las relaciones de género, es el de la lucha de clases, transportado a este ámbito y reemplazando al proletariado por la mujer y tomando el varón el rol de la burguesía. La ideología dominante en el movimiento no ve que el objetivo de las relaciones de género sea la armonía entre dos sexos que naturalmente se necesitan el uno al otro, sino como una lucha de poder maniquea entre la femineidad y la masculinidad, estando implícito que la femineidad representa el principio del bien y la masculinidad el del mal. No debería sorprendernos a la luz de estos hechos la tendencia del movimiento a la misandria y la discriminación contra el varón, La influencia del relativismo epistemológico en el movimiento, por otro lado, está en la base de su notoria tradición de captar las instituciones académicas y científicas, no para percibir la realidad y decidir sobre cómo actuar sobre ella, sino para “construir una realidad”, es decir, en la utilización de su influencia sobre la investigación social y científica para generar una percepción falsa en la sociedad que les permita avanzar en su “lucha contra el patriarcado”.
En entrevista con El Telescopio nos han informado desde Mujeres de Negro que uno de cada tres hombres es golpeador, ¿qué le contestarían?

Esta cifra nos parece intencionalmente exagerada, para continuar agraviando al género masculino y al varón uruguayo. No hemos podido encontrar por ninguna parte el “estudio del BID” al que aludía Mujeres de Negro para justificar esta afirmación. Cuando sumamos a esto la ampliamente documentada tradición del feminismo de citar cifras exageradas y erróneas para agraviar al género masculino y justificar políticas misándricas, nuestro escepticismo frente a estas cifras escandalosas a las que se alude tan ligeramente, creemos que está más que justificado.
Esperamos por el bien del debate público que Mujeres de Negro haga llegar el mencionado estudio a El Telescopio, para que el conjunto de la sociedad pueda analizarlo.
¿Cómo se puede combatir la violencia doméstica para ustedes?

Primero que nada debemos dejar de culpar exclusivamente al varón por la violencia familiar, cuando hay más casos de violencia familiar en los que el agresor es una mujer, según el propio Museo de la Violencia de Género.

genero

Cabe mencionar que esta gráfica se publicó en el Facebook del Museo de Violencia de Género y luego fue removida del mismo sin aclararse el motivo.

Se tiene que tomar en cuenta que la violencia familiar no es violencia de género, sino un fenómeno distinto cuya razón se debe a que dentro de la familia se genera una burbuja de impunidad que alienta a quien ejerce la autoridad, sea varón o mujer, a abusar de la misma.

La violencia en el contexto de la familia es un problema grave, principalmente porque afecta a una institución de singular importancia como es la familia. Teniendo en cuenta que líderes del movimiento feminista han, en repetidas ocasiones, calificado a la familia de ser una institución opresiva para la mujer y han señalado como un objetivo del movimiento su destrucción, nos debemos preguntar si el movimiento feminista, es un adecuado asesor en cuanto a cómo resolver el problema de la violencia familiar en nuestra sociedad. Debemos estar alertas a que el movimiento feminista que ha sido (creemos que erróneamente) invitado a este ámbito del diseño de políticas públicas, no utilice el combate de la violencia doméstica como una excusa para atacar a las familias, pero creemos que cualquier persona que venga siguiendo el tema, es consciente de que esto ya viene ocurriendo bajo nuestras narices y con plena complicidad de algunos actores políticos.

Ciertamente calificar a aspectos inevitables de las relaciones de pareja (como los celos y las discusiones), como formas de “violencia de género”, tal como viene haciendo el movimiento feminista en todo occidente, estaría haciendo mucho más por desestabilizar las relaciones de pareja de nuestros jóvenes, que por prevenir la violencia, empujándolos a su vez, a sustituir el establecimiento de relaciones de mutua protección y confianza con miembros del sexo opuesto, y la exploración de su sexualidad en un contexto seguro, por una hipersexualidad alienada y superflua.

En cuanto a acciones positivas, la promoción de la dignidad humana, el respeto al otro y la armonía en las relaciones familiares deberían ser el basamento de cualquier política que busque combatir la violencia en las familias. Lo central es desafiar la creencia de algunos hombres de que gozan de una autoridad ilimitada respecto de su mujer e hijos, así como la percepción de superioridad e impunidad social que tienen algunas mujeres. Son los niños, no las mujeres, quienes por su posición invariablemente sujeta a los deseos de los mayores, más comúnmente ocupan el rol de víctimas de la violencia familiar. Incluso cuando no son víctimas directas de la violencia, pueden ayudarnos a detectar hogares violentos y disfuncionales, y proporcionar a estos hogares la asistencia correspondiente.

 
Finalmente, ¿Cómo se puede ingresar a su grupo?  y ¿de qué manera se puede colaborar?

Hay toda una serie de mecanismos para apoyar a Varones Unidos que detallamos en esta página. Para integrarse al círculo de varones activos, el interesado solamente necesitaría enviarnos un mensaje a través de nuestra página en Facebook.

 

 

Entrevista (Marcos Harispe)

twitter: @Marcosharispe

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio