Lunes, 28 de noviembre de 2016

MENU

Violencia y desgobierno

Las imágenes de la violencia y los desmanes ocurridos este Domingo en Montevideo contrastaron con las noticias sobre la agenda del Presidente de la República en España.
Mientras se suspendía el partido clásico, se originaban severos enfrentamientos entre delincuentes y la policía y la violencia campeaba en las cercanías del Estadio, la presidencia informaba que el Presidente de la República visitaba la ciudad de Segovia.
El contraste entre las dos situaciones no pudo ser más grande.
El Presidente Vázquez hace pocas semanas volvió a respaldar al Ministro Bonomi afirmando que estaba haciendo una gran labor.
Pese a que la oposición en bloque solicitó la renuncia del Ministro y hasta propició un voto de censura en el Senado, el Presidente hizo oídos sordos a lo que ya es un clamor de la enorme mayoría de la población: la sustitución del Ministro.
Desde los Partidos Colorado, Independiente y Nacional se insiste desde hace meses con eso, afirmándose que la gestión de Bonomi está agotada.
Hasta el recién llegado Edgardo Novick que defendiera con mucho calor hasta hace poco a Bonomi se sumó ahora al clamor por la sustitución.
Cambió rápidamente la posición de férrea defensa del Ministro Bonomi que exhibiera hasta hace pocas semanas cuando él y su principal asesor en seguridad, Stirling, defendían frente a Tabaré Vázquez la permanencia del secretario de Estado.
El fracaso del operativo de seguridad para el partido clásico de este Domingo es una muestra clara de una gestión ya agotada y que requiere cambios profundos.
El error de desistir de ingresar a las tribunas, el anuncio de que ello no se haría, alentó a los delincuentes no sólo a concurrir sino a cometer delitos.
Sabían que no habría policía y por ende saquearon a los vendedores de productos, se hicieron del control de la tribuna y hasta arrojaron una garrafa de supergas y otros objetos a los funcionarios policiales.
Resulta obvio que si el Ministerio del Interior anuncia que no ingresarán policías a las tribunas los delincuentes aprovecharán para cometer delitos en ella.
Mientras los uruguayos contemplábamos atónitos e indignados los hechos de violencia el Presidente de la República paseaba por Segovia, donde según se anunció en la prensa, aprovechó para conocer el famoso acueducto romano que existe en la ciudad y degustar el cochinillo asado en el más famoso restaurante del lugar.
Un contraste que marca no sólo la inoperancia del Poder Ejecutivo para enfrentar la creciente violencia que impera en el deporte y en la sociedad.
Deja expuesta una prescindencia del Ejecutivo sobre la gravedad de la situación en que nos encontramos.
Mientras vuelan garrafas, ocurren pedreas y enfrentamientos a balazos, se suceden hechos de violencia, y la inseguridad crece, el Presidente hace turismo y degusta el cochinillo segoviano.
Toda una postal de lo que estamos viviendo.

Admin Telescopio

Autor: Admin Telescopio

  • Hugo Hernández Serena

    Y qué se puede esperar de ESTOS…¿Acaso puedo poner al ratón a cuidar el queso? No se olviden el viejo adagio, QUE POR ALGO SE MANTIENE VIGENTE: “AUNQUE LA MONA SE VISTA DE SEDA…MONA SE QUEDA” El que fue “transgresor” de la ley (SIENDO FINO EN EL LENGUAJE) no puede “cuidar el queso”

  • Alfredo Barran

    Hay algo que en mi concepto debe aprender la oposición. No pidan más el alejamiento de Bonomi porque Vázquez no tolera que le digan lo que tiene que hacer., salvo que sea el PIT-CNT.
    Su soberbia no se lo permite