Miércoles, 19 de agosto de 2015

MENU

Yo quiero ser sirio y el disfraz de Rigoleto

Al grito de “Sevá kabar” y “TIERRA PARA LOS QUE NO TRABAJAN”, un millar de funcionarios municipales que han sido despedidos por los nuevos gobiernos respectivos, han comenzado a organizar una movilización que culminará en una “MARCHA” sobre Montevideo hasta frente al Ministerio de RR.EE. para tramitar la ciudadanía de la República Árabe Siria (الجمهورية العربية السورية).

Viendo el destrato que reciben en su condición de ciudadanos de la RODELU, mientras que el mismo estado que a nivel municipal les patea el coxis a ellos, a escala nacional trata con la amplia generosidad que da el bolsillo ajeno a los naturales de esa nación, han resuelto seguir siendo “Orientales”, pero del “Cercano Oriente” del otro hemisferio.

El vocero de la incipiente organización Abdul Gus Tael Asad, (antes llamado Nepomuceno Aviveti, Director de Cooperación Internacional Municipal cesado por el nuevo gobierno de Pay Bentos), en declaraciones a  “BROCHA” manifestó con esforzado camouflage fonético: “tamo brofundamente combrometido en la brobuesta de bolberno siriota; es una baba (papa), queremo que el suberior gobierno de la RODELU nos dea un cambito (25 etárea), do tre baca, un cabalio, una majada de obeja, semiya, herramienta, una casa de MEVIAIR (b’a la ciudá), tarjeta del MIDIOS, carne de asistencia grati, combutadora del plan Algarrobal III, panel solar, energía geólica y garrafa, y también celular y conexión de GüiFi de alta belocidad”. Y la verdad, razón no le falta al hombre…

Pero esta es una crisis menor dentro del panorama del terremoto generalizado que conmueve a la RODELU, enfrentado al descalabro Brasilero, (donde están tirando una moneda para resolver si la sacan a patadas “no bum-bum” a la petiza Dilma, o mandan a la Argentina y al Mercosur a “la tonga da mironga do cabuleté…”, o ambas cosas); el asunto de las RENUNCIAS: la de Mónica Vasaver (parece que “fue sin querer, queriendo”) y  la de Lepaquet, (¿Quo vadis nunc?); la huelga de los no-enseñantes (¡6% YA!!!), la amenaza del “cañonazo legislativo” del Guasón, el “destape” de las “Re$erva$” que en realidad son poquitas y que las debe casi todas, la inminente reunión del Cdr. Austeri con los líderes de la oposición, a pedir que le tiren una piola en el naufragio del presupuesto (si le tiran una serpentina también agarra).

Y siendo todo esto tremendo, lo peor (como vaticinó el formidable y lamentablemente ausente Gustavo Escanlar), lo peor ha sido lo estético comunicacional. Tan es así que en forma reservada los tres principales partidos han hecho una “vaca” y contratado al famoso Prof. luso-germano  Wolfang Sokotroken Das Pernas, (antropólogo, etólogo, poeta, sanador discípulo de Jodorovski) para que dicte una serie de talleres destinados a mejorar la actitud de los dirigentes y ponerlos a salvo de las barbaridades auto-inflingidas delante de cámaras con que estos se acometen.

Los políticos deben tener mucho respeto a los micrófonos y a las cámaras de TV, pero definitivo terror a las tentaciones cholulescas”, -decía muy serio Sokotroken a su auditorio- “recuerden la foto de un prometedor dirigente disfrazado de Tom Mix en una fiesta de la embajada del “Imperio”, y no va que después lo cancelaron…;  de Daisy Duck en la ducha, y de la ministra Muñón bailando sobre una mesa; pero creo que a esta última cuando le cortaron la mano debe haber sido con “menos diez”, porque ahora “reenganchó”, (como en la Conga)”.

“Si no creen, miren lo que le ha pasado a “Brazo Gordo”, que se sacó la foto con el turco Abdulá Picheneté paseando en bermudas anarajadas por Europa y lo cocinaron los envidiosos, escrachándolo con un video estilo “Gran hermano”; que generó un escándalo similar al de Jorgín cuando dijo lo que pensaba realmente de los  fratelli maffiosi de la otra orilla.  Es que con las cámaras y los celulares nadie está a salvo. Jorge Orwell nunca se imaginó esto…”

“Pero la última y más grave –dijo Sokotroken con voz sinaítica- ha sido la que protagonizó usted”. En medio del silencio encaró al responsable (que mandó la “gacetilla” incendiaria desde sus propias oficinas) y preguntó: “¿Qué estaba haciendo disfrazado de Rigoletto en Italia, mientras los lecheros en su alcaldía se están comiendo las vacas, porque entre la seca del cambio climático y la apropiación indebida de las utilidades por los Conaproletarios, están en la última yaga?

 

enciso-joselo

 

 Pero cuando al “Rigoletto” trucho se le empezó a caer la carretilla sin saber que decir, Sokotroken cambió de tono, de tema, y cerró su conferencia diciendo:

El gran problema de los políticos es que les viene el narcisismo, la soberbia, y no pueden contenerse; la tentación de sacarse selfies hace quedar como un grébano a cualquiera, (hasta al PM de GB), y deben cambiar  eso”; y contó que en la época del Imperio Romano, a los generales victoriosos que celebraban su triunfo y desfilaban en una cuadriga como la de Ben Hur, los acompañaba un esclavo que sostenía la corona de Laurel sobre la cabeza y les susurraba al oído “Memento Mori” (recuerda que eres mortal…) para que no les llenara la toga de papelitos…

“En lo sucesivo ustedes –dictaminó con voz severa Sokotroken- se ejercitarán con un ritual similar al de los romanos: los sábados de mañana (a las 11 AM), caminarán tres cuadras por la calle principal de su barrio, seguidos por un inspector de tránsito (con chaleco amarillo, pito y casco), quien sosteniendo una escupidera de plástico sobre sus cabezas, les dirán cada seis pasos: “No sea nabo m’hijo”; hasta fin de año, a ver si escarmientan”.

Congo Bill

Autor: Congo Bill